La Recompensa de los Malvados

Hay muchas ideas presentes dentro de las numerosas iglesias concernientes al estado, o la condición, de los muertos. También hay muchas ideas acerca del premio final del malvado (inicuo). Este estudio examinara que es lo que la Biblia dice sobre este tema, así tendremos una mas elevada visión de nuestro amado Dios quien nos creo. Primero vamos a examinar de donde viene el hombre.

“Entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.” (Génesis 1:26) El Padre le dijo a su Hijo (Jesucristo), “hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza.” Adán fue creado en la imagen de Dios y su semejanza.

Esto no quiere decir que Adán era exactamente como Dios en cada manera y forma de ser. Nosotros podemos estar seguros que al menos en una forma Adán era diferente de Dios, porque Dios dijo, “mas el árbol de la ciencia y del mal no comerás; porque el día que de el comieres, ciertamente morirás.” (Génesis 2:17)

Adán estaba sujeto a la posibilidad de morir. Dios no puede morir bajo ninguna circunstancia. “La cual a su tiempo mostrara el [Cristo] bienaventurado y solo Soberano [el Padre], Rey de reyes y Señor de señores. El único que tiene inmortalidad [que no puede morir], que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amen.” (1 Timoteo 6:15, 16)

Dios, el Padre, es el único ser en el universo que nunca ha podido morir bajo ninguna circunstancia. Adán podía morir porque el no era inmortal. Este hecho, como sea, fue el punto sobre el cual Satanás ataco primero cuando el tentó a Eva en el jardín.

“Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.” (Génesis 3:4) Esta declaración fue en directa contradicción a la palabra de Dios, porque El dijo, “porque el día que de el comieres, ciertamente morirás.” El día que Adán y Eva comieron del fruto, la sentencia estaba allí “ciertamente morirás.” Esto, fue ahora inevitable, ellos tenían que morir.

Como nosotros vemos la historia de Adán y Eva, un poco más profundo, podemos ver que Satanás tenia un motivo fundamental en contradecir la palabra de Dios. Vamos primero a ver un poco de la historia con respecto a Satanás. Regresemos al tiempo cuando su nombre era Lucifer.

La historia de Satanás

Lucifer fue creado perfecto. “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se hallo en ti maldad.” (Ezequiel 28:15) Lucifer quiere decir “portador de luz,” y fue el nombre de Satanás antes de que el cayera. “¡Como caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tu que debilitabas a las naciones.” (Isaías 14:12) Lucifer fue perfecto cuando Dios lo creo. El amaba a Dios con todo su corazón, su alma, su mente y todas sus fuerzas. Como sea vino un tiempo cuando “iniquidad, fue encontrada” en el. ¿Cuál fue esta iniquidad?

En cuanto a Lucifer Dios dijo, “se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; Yo te arroje por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.” (Ezequiel 28:17) Lucifer se volvió orgulloso; porque cuan hermoso y bueno el pensó que era. Este orgullo corrompió su sabiduría. ¿Qué sabiduría fue corrupta? Juan escribió, “nosotros lo amamos porque El nos amo primero.” (Juan 4:19)

Lucifer empezó a dudar del amor de Dios, el empezó a pensar que Dios era injusto con el por no exaltarlo a una posición mas alta que la que el tenia. Lucifer quería ser como el Altísimo. El dijo, “sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.” (Isaías 14:14) Fue esta ambición anormal que lo llevo a esparcir estas semillas de duda entre los ángeles fieles. Lucifer logro conseguir que un tercio de las huestes angelicales lo acompañen en su rebelión. “Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojo sobre la tierra: …después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se hallo ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con el.” (Apocalipsis 12:4, 7-9)

Fue la mentira de Lucifer desde el inicio que Dios no era tan amoroso y compasivo como El dijo ser. Lucifer pensó que el podría hacer un mejor trabajo que Dios. En un tiempo Lucifer creyó que Dios fue amoroso, benévolo, no egoísta y justo. Mientras en esta condición, Lucifer era perfecto pero algo paso que Lucifer empezó a dudar del amor de Dios. Lucifer creyó en su propia mentira. Fue este creer que empezó el camino terrible de destrucción. Esto causo que el peque contra Dios y contra las huestes celestiales.

El pecado empezó con descreer en el amor de Dios, y Satanás sabia que si el podría hacer que otros descreyeran en el amor de Dios, ellos se unirían a el en su rebelión.

Eva en el jardín del Edén

Esto es donde nosotros empezaremos la historia, en Génesis 3. “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿con que Dios os ha dicho: no comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente: del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que esta en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de el, ni le tocareis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: no moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de el, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” (Génesis 3:1-5)

Satanás planta una semilla de duda en la mente de Eva. Ella empezó a preguntarse con que motivo Dios impedía que ella comiera del fruto de ese árbol, ella entendió que fue, por su propio beneficio que Dios le impidió a ella comer de ese fruto, pero ahora ella empezaba a no estar segura contemplando el fruto, Eva pensó algo como esto, “puede ser que Dios me este impidiendo de comer este fruto porque El no quiere que yo me convierta en sabia, y ser elevada a un nivel mas alto.”

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomo de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” (Génesis 3:6) Satanás logro conseguir que Eva se uniera al en su rebelión contra Dios. ¿Qué fue lo que causo la caída de Eva? ¿Cómo pudo Satanás convencer a un perfecto ser sin pecado a rebelarse abiertamente contra Dios?

Hasta ese tiempo, Eva estaba convencida que Dios la amaba mucho. Dios había hecho muchas cosas maravillosas por ella. El siempre había proveído por sus necesidades y todo era maravilloso en ese hermoso jardín. A la instigación de Satanás, Eva empezó a preguntarse si en verdad Dios la amaba. Ella se pregunta si había algo bueno que Dios estaba conteniendo para ella. Pronto, ella creyó la mentira de Satanás y dudo del amor de Dios. Ella comió del fruto y todos nosotros sabemos el resto de la historia.

Fue la incredulidad en el amor de Dios que empezó a Satanás en su camino hacia abajo. Fue una incredulidad en el amor de Dios que convenció a Eva a pecar. Fue una incredulidad en el amor de Dios que nos mantiene a nosotros en el pecado. Es solo por medio de una revelación del infinito amor de Dios y nuestra apreciación por eso que nosotros podamos ser traídos de regreso al amor de Dios en esa relación amorosa que sobrepase cualquiera que tenemos o hayamos tenido.

Por muchísimos años el mundo ha estado tendido en oscuridad conforme al inmenso amor que Dios ha tenido por ellos, fue para hacer claro el amor de Dios y la redención de sus hijos, que Dios envió a su Unigénito Hijo al mundo. Jesús vino a declarar el maravilloso carácter de amor que Dios tiene por cada uno de nosotros.

Ha sido el ideal de Satanás de engañar al hombre según el verdadero carácter de Dios. Satanás querrá hacernos creer que Dios no es tan amoroso como el sostiene ser. Satanás sabe que si el nos puede convencer a nosotros en este punto, nosotros nunca rendiremos nuestras vidas completamente a el, suficiente para aborrecer el pecado tanto que nos cause dejar de pecar. Es solo por medio de recibir una figura verdadera del amor de Dios que nosotros podamos amarlo suficiente para cumplir el mandamiento que Jesús llamo “el primero y gran mandamiento” “Jesús le dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.” (Mateo 22: 37, 38)

La promesa de Satanás de la vida eterna

Satanás persuadió a Eva a creer que ella podía desobedecer los mandamientos de Dios y aun vivir para siempre. ¿Fueron las palabras de Satanás verdad?

Dejemos que la Biblia nos responda esta pregunta. “Y dijo Jehová Dios: He aquí que el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo saco Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. Hecho pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.” (Génesis 3:22-24)

Dios amo mucho a Adán y Eva, y realizo por su propio bien que le sea prohibido de comer del árbol de la vida y vivir una vida eterna en una condición pecadora.

¿Pudieron comer del árbol de la vida Adán y Eva después de que desobedecieron a Dios? ¡No! ¿Podría Adán u otro trasgresor vivir por siempre y para siempre? ¡No! A menos que sean perdonados; y convertirse de sus caminos de maldad e impiedad y abandonarlos.

El hombre no es inmortal en ninguna forma. La vida del hombre depende sobre sea que el, coma del árbol de la vida o no. Ningún hombre ha comido del árbol de la vida desde la caída de Adán (posiblemente con la excepción de aquellos que la Biblia revela que han sido levantados de los muertos, como Moisés, o aquellos quienes han sido levantados a los cielos como Enoc y Elías). Por lo tanto el hombre en su condición de caído, no tiene vida eterna. Nuestra vida eterna depende sobre sea que nosotros comamos o no del árbol de la vida. “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual esta en medio del paraíso de Dios.” (Apocalipsis 2:7) Bienaventurados los que guardan sus mandamientos porque ellos tendrán el derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad.” (Apocalipsis 22:14)

De seguro estos versos no incluyen a los que no se ha arrepentido, malvados impíos quienes han rechazado el regalo gratuito de la salvación. Solo aquellos que hacen y guardan sus mandamientos y vencen comerán del árbol de la vida. Solo ellos vivirán para siempre, por lo que hemos visto la vida eterna depende sobre sea que el hombre coma o no del árbol de la vida.

Ciertamente los malvados e inicuos no conseguirán una oportunidad de comer del árbol de la vida o sea que ellos no vivirán para siempre.

¿Cuál es el pago del malvado e inicuo?

“Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16) Dios nos ama tanto que El estuvo dispuesto a dar algo por nosotros. ¿Qué es lo que El dio? Si El meramente nos hubiera dado un buey o un cabrito como un sacrificio por nosotros, nosotros no pensaríamos que Dios es muy amoroso o bondadoso. Nuestra percepción del amor de Dios por nosotros depende, sobre el valor del regalo que El nos dio.

Juan 3:16 es muy especifico en cuanto a lo que El nos dio. Dios nos dio a su Hijo. No solo cualquier hijo sino a su Unigénito Hijo. No un hijo por creación como fueron los ángeles, ni por adopción, como los seres redimidos, sino a su Unigénito en la expresa imagen de la persona de su Padre. Dios nos amo tanto que El estuvo decidido a ceder todo por nosotros, y esto estuvo probado por el hecho de que El nos dio lo que era mas querido para El, su Unigénito Hijo. “El que no escatimo ni a su propio Hijo, sino que lo entrego por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con El todas las cosas?” (Romanos 8:32)

Este regalo fue dado para la redención de la raza humana, todavía hay muchos quienes no aceptan este regalo gratuito como propio de ellos. Esto es muy triste ya que este verso lo pone bien claro que aquellos que no “creen en El” perderán la vida eterna. Aquellos que no tengan vida eterna morirán. El opuesto a vida eterna es muerte eterna.

“Mas los impíos perecerán, y los enemigos de Jehová como la grasa de los carneros serán consumidos; se disiparan como el humo.” (Salmo 37:20) La Biblia nos dice que el inicuo, el malvado, el impío se consumirá como el humo. Dios no tiene ningún placer en ver a aquellos que ama perecer o morir. “Dile: vivo Yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis oh casa de Israel?” (Ezequiel 33:11) Mi amigo, si tu todavía no le has entregado tu vida al Señor, por favor, antes que sea muy tarde pídele a Jesús que venga y entre en tu corazón y El no te rechazara, porque El dijo, “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mi; y al que a mi viene, no le hecho fuera.” (Juan 6:37)

“Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrazara, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejara ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltareis como becerros de manada. Hollareis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actué, ha dicho Jehová de los ejércitos.” (Malaquías 4:1-3)

Habrá un día cuando los malvados e inicuos sean quemados en los brasas y se convertirán en cenizas. Pues de aquí a poco no existirá el malo; observaras su lugar, y no estará allí.” (Salmo 37:10)

Que la alegría de los malos es breve, y el gozo del impío por un momento? Aunque subiere su altivez hasta el cielo, y su cabeza tocare en las nubes, como su estiércol, perecerá para siempre; los que le hubieren visto dirán:¿qué hay de el? Como sueño volara, y no será hallado, y se disparara como visión nocturna. El ojo que le veía, nunca mas le vera, ni su lugar le conocerá mas.” (Job 20:5-9) El malvado e inicuo morirá para siempre, pero los justos vivirán para siempre.

“Sean consumidos de la tierra los pecadores, y los impíos dejen de ser. Bendice alma mía, a Jehová. Aleluya.” (Salmo 104:35) Vendrá un tiempo en que el malvado no estará en ningún lado. Todos serán destruidos, y será como si nunca hubieran existido. “De la manera que vosotros bebisteis en mi santo monte, beberán continuamente todas las naciones; beberán, y engullirán, y serán como si no hubieran sido.” (Abdías 1:16)

Esta es la cosa mas misericordiosa que nuestro amoroso Dios puede hacer por aquellos quienes se revelan contra El y su gobierno.

Las mismas palabras de Cristo hablan esta misma verdad. “Y no temías a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed mas bien aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” (Mateo 10:28) Cristo nos dice el infierno (Griego: Gehenna) destruirá ambos alma y cuerpo. No habrá alma o cuerpo que permanezca quemándose por siempre y para siempre. “He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía, el alma que pecare, esa morirá.” (Ezequiel 18:4) esto es, no hablando acerca de la primera muerte, de la cual estamos mas enterados, sino de la segunda muerte, de la que habla en Apocalipsis 20.

¿Qué tan completa será la destrucción del malvado e inicuo?

Necesitamos mirar solo el ejemplo que la Biblia nos ha dado.

“Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas las cuales de la misma manera que aquellos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza fueron puestos por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.” (Judas 1:7)

Si nosotros queremos saber cual es la venganza del fuego eterno, entonces todo lo que tenemos que hacer es mirar a Sodoma y Gomorra. Estas ciudades fueron destruidas con fuego que vino del cielo. ¿Hasta ahora siguen quemándose? ¡No! Sodoma y Gomorra son ejemplos dados de la venganza del fuego eterno.

Y si condeno por destrucción a las ciudades de Sodoma y Gomorra, reduciéndolas a ceniza y poniéndolas de ejemplo a los que habían de vivir impíamente.” (2 Pedro 2:6) Sodoma y Gomorra fueron convertidas en cenizas. Esto, ya lo hemos visto, es lo que la Biblia dice le sucederá a los malvados e inicuos.

Satanás, el líder de los malvados e inicuos será también convertido en cenizas. Nosotros leemos esto en Ezequiel 28, “En Edén, en el huerto de Dios estuviste;… Tu, querubín grande, protector [Lucifer], yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se hallo en ti maldad. … y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arroje de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojare por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saque fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillaran sobre ti; espanto serás, y para siempre dejaras de ser.” (Ezequiel 28:13-19)

Seguro si el infierno perduraría por siempre y para siempre, Satanás tendría que entra allí también, pero aquí vemos que Satanás cera destruido.

Dios dice que El quemara a Satanás y lo convertirá en cenizas; nunca mas el estará. Satanás será destruido junto con todos aquellos quienes rechazaron la salvación de Dios (Jesucristo). Nunca mas estarán ellos. Como si nunca lo hubieran estado.

“Y esta será la plaga con que herirá Jehová a todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén; la carne de ellos se corromperá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán en las cuencas sus ojos, y la lengua se les deshará en su boca.” (Zacarías 14:12) Aquí esta el triste pago del malvado e inicuo: el Señor hará llover fuego sobre ellos y ellos serán quemados.

“He aquí que serán como tamo; fuego los quemara, no salvaran sus vidas del poder de la llama; no quedara brasa para calentarse; ni lumbre a la cual se sienten.” (Isaías 47:14) El fuego quemara a los malvados; y ellos no serán capaces de liberarse ellos mismos del poder de la flama. Y cuando todo este acabado no habrá ni aun un carbón caliente ni fuego donde sentarse porque todo habrá sido convertido en cenizas y quemado completamente “Pero los rebeldes y pecadores a una serán quebrantados, y los que dejan a Jehová serán consumidos [llegar a un fin, desaparecerse, morir, ser destruido &].” (Isaías 1:28) Aquellos que abandonan al Señor vendrán a un final, serán desaparecidos; ellos serán completamente destruidos.

“Vuestros turbantes estarán sobre vuestras cabezas, y vuestros zapatos en vuestros pies; no endechareis ni llorareis, sino que os consumiréis [derretir, desaparecer, disolver &] a causa de vuestras maldades, y gemiréis unos con otros.” (Ezequiel 24:23) el malvado será disuelto por sus iniquidades.

“En medio de su calor les pondré banquetes, y haré que se embriaguen, para que se alegren, y duerman eterno sueño y no despierten, dice Jehová.” (Jeremías 51:39) El malvado e inicuo dormirá un perpetuo sueño y no despertara. Aquellos quienes mueran la segunda muerte nunca despertaran otra vez porque serán como si nunca hubieran existido.

“Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio.” (2 Pedro 2:9) El Señor esta reservando al injusto hasta el día del juicio para ser penado. ¿Cuándo los malvados van a ser penados? ¿Ellos se están quemando en el infierno hasta ahora? La Biblia dice que ellos están siendo reservados para el día en que serán penados.

“Que el malo es preservado en el día de la destrucción? Guardado será en el día de la ira.” (Job 21:30) El malvado e impío será resucitado de los muertos para el día de su pena. Ellos no están siendo penados ahora.

“Teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos.” (Hechos 24:15) Si los muertos están vivos en algún lugar, ¿cuál es la razón para que haya una resurrección? William Tyndale se hizo la misma pregunta.

William Tyndale, el gran reformista ingles, quien fue el primero en traducir y publicar la Biblia en la lengua inglesa, tuvo una controversia escrita en 1530, con Thomas More, llamada su: Respuesta al Dialogo de Thomas More. En este dialogo Tyndale le contesto a Thomas More de esta forma, “Si en poner almas que parten en el cielo, infierno y purgatorio, destruyen los argumentos con los cuales Cristo y Pablo probaron la resurrección. … si las almas estarían en el cielo, ¿dime porque ellos no están y no son como en el caso de los ángeles? Y entonces, ¿cual es la causa de que haya una resurrección?” (Trabajos de William Tyndale, volumen 2, paginas 188, 189)

“Ciertamente el justo será recompensado en la tierra; ¡cuánto mas el impío y el pecador!” (Proverbios 11:31) Ambos los justos y los malvados serán recompensados o tendrán su pago en la tierra. Los justos heredaran la nueva tierra, pero los malvados e inicuos serán quemados en esta tierra primero.

¿Cuándo los malvados e inicuos recibirán su pena? Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron 1000 años [Los malvados e inicuos no son resucitados de los muertos hasta que el periodo de 1000 años termine]. … Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinaran con El 1000 años.” (Apocalipsis 20:5, 6) Aquellos quienes tienen parte en la primera resurrección, la resurrección de los justos, no sufrirán la segunda muerte.

¿Cuándo serán los justos resucitados?

Ya hemos visto en Apocalipsis 20, que eso será antes de los 1000 años (milenio). “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero [esta es la primera resurrección]. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” (1 Tesalonicenses 4:16, 17)

La resurrección de los justos ocurre cuando el Señor retorne de los cielos, lo que será muy pronto. Esto marcara el inicio de los 1000 años. Apocalipsis 20:5 dice que el resto de los muertos, o los malvados e inicuos, “no volverán a vivir hasta que se cumplieron 1000 años.”

La segunda resurrección, la resurrección de los malvados e inicuos, tomara lugar solo después de los 1000 años. Ahora continuemos leyendo sobre lo que va a pasar. “Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió.” (Apocalipsis 20:9) Esta es la segunda muerte de la que se hablo en el verso 6. De esta muerte no hay regreso, porque será de ellos como si nunca hubieran existido.

Esto es cuando la tierra será derretida con ese ardiente calor y será destruida. “Alzad a los cielos vuestros ojos, y mirad abajo a la tierra; porque los cielos serán deshechos como humo, y la tierra se envejecerá como ropa de vestir, y de la misma manera perecerán sus moradores; pero mi salvación será para siempre, mi justicia no perecerá.” (Isaías 51:6)

“Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasaran con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ellas hay serán quemadas. Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡como no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.” (2 Pedro 3:10-13)

Después de que el malvado e inicuo sea destruido, junto con Satanás, nunca mas regresaran a la vida otra vez, Dios hará un nuevo cielo y una nueva tierra. Este nuevo cielo y esta nueva tierra será todo como el jardín del Edén fue y mas. Dios ha preparado muchas cosas maravillosas para su gente para que se gocen por toda la eternidad. “Antes bien, como esta escrito: cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las cosas que Dios ha preparado para los que le aman.” (1 Corintios 2:9)

“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía mas.” (Apocalipsis 21:1) “Enjugara Dios toda lagrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá mas llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.” (Apocalipsis 21:4) No habrá, en ningún lugar del universo de Dios, la mínima indicación de dolor o aflicción. No habrá un infierno continuamente quemando donde la gente sea atormentada sin final, porque todas las cosas primeras pasaron.

La idea de que Dios siente placer en observar al malvado e inicuo quemarse continuamente es una falsa enseñanza, tan igual como la del purgatorio que ha causado que mucha gente vea a Dios como un Dios tirano y desprovisto de bondad, aun peor que Hitler. Esta falsa doctrina tiene su origen con Satanás, quien dijera primero “de seguro no morirás.” La Biblia en ningún libro manifiesta que el hombre tiene un alma inmortal porque el nunca comió del árbol de la vida después de pecar, lo que le permitiría tener la vida eterna.

Nosotros estamos convirtiéndonos como el Dios en quien nosotros contemplamos. Si nosotros estamos contemplando un Dios quien se complace en ver las criaturas que El ha creado sufrir sin cesar, entonces nosotros adquiriríamos el mismo tipo de carácter. Pero esto esta tan lejos del carácter de Dios, porque la Biblia claramente manifiesta, “Diles: Vivo Yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel?” (Ezequiel 33:11) Dios no siente placer en la muerte del malvado e inicuo.

Contestando algunas objeciones

Vamos ahora a ver algunos de los versos que son comúnmente traídos que aparentemente prueba que el malvado e inicuo será quemado para siempre sin cesar.

Y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.” (Apocalipsis 14:11) Esto es casi una acotación directa de Isaías. No se apagara de noche ni de día, perpetuamente subirá su humo; de generación en generación será asolada, nunca jamás pasara nadie por ella.” (Isaías 34:10)

Esta gente quien esta atormentada día y noche, y su fuego no se apagara, son los mismos de los que se habla en Isaías 47:14. “He aquí que serán como tamo; fuego los quemara, no salvaran sus vidas del poder de la llama; no quedara brasa para calentarse, ni lumbre a la cual se sienten.” (Isaías 47:14) Cuando un fuego es consumido, es apagado, sea por agua o por algún otro método. Este fuego no será apagado deliberadamente y si aquellos que están sufriendo tratarían de apagarlo no podrán. El fuego los consumirá. Pero como ustedes pueden ver, “no habrá ni lumbre a la cual se sienten” cuando todo este terminado.

El termino “para siempre” es usado seguido en la Biblia, y yo quisiera compartir solo un par de veces y lugares donde significa, “hasta que sea terminado.” “Entonces su amo lo llevara ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadara la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.” (Éxodo 21:6)

Este verso esta hablando acerca de un siervo quien decide servir a su amo por el resto de su vida. La forma en que el termino “para siempre” es usado aquí, ciertamente no significa que no habrá final para el, pero quiere decir que el siervo servirá a su amo terrenal por el resto de los días de su vida en esta tierra.

Aquí esta otro ejemplo del uso del termino “para siempre.” “Pero Ana no subió, sino dijo a su marido: yo no subiré hasta que el niño sea destetado, para que lo lleve y sea presentado delante de Jehová, y se quede allá para siempre.” (1 Samuel 1:22) “Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoro allí a Jehová.” (1 Samuel 1:28) el termino “para siempre” es usado aquí “por el tiempo que el viva.”

Así que cuando el humo de su tormento se eleve para siempre, subirá por cuanto tiempo ellos vivan, porque ellos serán consumidos. Esto es como el termino “para siempre” es usado en la Biblia no siempre significa “sin cesar” o “sin fin.” La Biblia nunca se contradice ella misma. Muchas veces parece que se contradijera, pero las escrituras pueden ser armonizadas si son escudriñadas diligentemente sin pasar por alto ninguna parte sobre el tema y si tu tienes la guía del Espíritu de Dios.

“Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno.” (Mateo 18:8)

Ya hemos visto que Sodoma y Gomorra sufrieron la venganza del perdurable fuego y fuego eterno. ¿Qué les paso a ellos? Ellos fueron quemados con fuego y azufre. Entonces esto es lo que fuego eterno es, es ser quemados y los resultados y los resultados son perdurables y perpetuos y eternos, porque ellos nunca vivirán otra vez.

Lo mismo va para los otros versos donde se usa “castigo eterno” (Mateo 25:46), “eterna perdición” (2 Tesalonicenses 1:9), “llamas eternas” (Isaías 33:14), “juicio eterno” (Marcos 3:29; Hebreos 6:2).

“Así será el fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartaran a los malos de entre los justos, y los echaran en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.” (Mateo 13:49, 50) En el fuego del infierno allí será el lloro y el crujir de dientes.

“Lo vera el impío y se irritara; crujirá los dientes, y se consumirá. El deseo de los impíos perecerá.” (Salmos 112:10) El malvado e inicuo crujirá con sus dientes y será consumido y perecerá.

Sus gusanos no morirán

Otro verso que es usado para tratar de probar que el malvado e inicuo se quemara para siempre sin cesar, esta en Isaías 66:24. “Y saldrán, y verán los cadáveres de los hombres que se revelaron contra mi; porque su gusano nunca morirá, ni su fuego se apagara, y serán abominables a todo hombre.” (Isaías 66:24)

Muchas personas interpretan falsamente este significado que su alma no morirá. Esto no puede ser a lo que se esta refiriendo, porque la palabra de Dios dice, “El alma que pecare, esa morirá.” (Ezequiel 18:20) Ciertamente el alma del malvado e inicuo morirá. Así de esta manera las palabras “sus gusanos no morirán” no puede ser posible que se refiera al alma.

“La sequía y el calor arrebatan las aguas de la nieve; así también el Seol a los pecadores. Los olvidara el seno materno; de ellos sentirán los gusanos dulzura; nunca mas habrá de ellos memoria, y como un árbol los impíos serán quebrantados.” (Job 24:19, 20) El gusano es una cosa rastrera que se alimenta sobre los cuerpos muertos, el gusano que no se muere no se esta refiriendo a los gusanos que se alimentan sobre los cuerpos muertos, no las almas de los malvados e inicuos.

“He aquí, la tempestad de Jehová sale con furor; la tempestad que se prepara, sobre la cabeza de los impíos reposara. No se calmara el ardor de la ira de Jehová, hasta que haya hecho y cumplido los pensamientos de su corazón; en el fin de los días entenderéis esto.” (Jeremías 30:23, 24)

El ardor de la ira de Jehová no regresara hasta que se haya hecho lo que El ha planeado. Su furia saldrá y recaerá sobre la cabeza de los malvados e inicuos, pero su furia retornara después de que los malvados e inicuos sean destruidos. Esto es conocido como la extraña obra de Dios. “Porque Jehová se levantara como en el monte Perazim, como en el valle de Gabaon se enojara; para hacer su obra, su extraña obra, y para hacer su operación, su extraña operación.” (Isaías 28:21)

El aspecto mas importante de nuestro conocimiento de lo que dice la Biblia acerca de la destrucción del malvado e inicuo en contraste a la amplia aceptada teoría, es esa nuestra percepción del carácter de Dios, es alterado como nosotros percibimos sus obras. Cualquier parecer que nosotros tengamos del carácter de Dios es como nuestros propios caracteres serán “cambiados a.” “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” (2 Corintios 3:18)

Supongamos un muchacho de 15 años se emborracha una noche y se roba el carro de su padre y lo destroza. Si el padre de ese muchacho lo atormentaría con fuego por una semana, nosotros diríamos que ese hombre es cruel. Supuestamente si el padre lo atormentaría por un año. Seguramente diríamos que ese castigo es demasiado severo para el acto que fue cometido. Ahora supongamos que el mismo muchacho, hizo lo mismo pero en vez de quedar vivo, muriera en el accidente. ¿Usted se supondría que Dios lo llevaría al muchacho y lo atormentaría por billones y billones de años? Esto seria verdaderamente cruel. Mas cruel que el peor criminal que haya vivido.

Nosotros seremos cambiados dentro de la percepción del carácter de Dios.

¡Piensa acerca de esto! Si un muchacho a la edad de 15; después de llevarse el carro de su padre por un paseo de gozo mientras estaba intoxicado, choca con un árbol y muere, ¿seria misericordioso y justo de quemarlo por siempre y para siempre sin fin? Después otro hombre quien se convirtió en un severo criminal, después de asesinar mucha gente, y cometer muchos otros crímenes, finalmente es muerto por un disparo. ¿Recibirá este hombre el mismo castigo, que el muchacho de 15 años? Seria bastante injusto para el muchacho de 15 años, recibir el mismo castigo. Jesús dijo, “Aquel siervo que conociendo la voluntad de su Señor, no se preparo, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes. Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandara; y al que mucho se le haya confiado, mas se le pedirá.” (Lucas 12:47, 48)

No solo eso, ¿es razonable o justo torturar a alguien por millones de años, por pecados que tomo solo 15 años en cometerlos? Esto seguro me suena injusto. Con esta percepción de Dios, nosotros lo vemos a El como injusto, y por lo tanto nosotros nos sentimos justificados en ser injustos también. Las Escrituras nos dicen que Dios es justo y misericordioso y El nos trata mejor de lo que nos merecemos.

“Conocerías entonces que Dios te ha castigado menos de lo que tu iniquidad merece.” (Job 11:6) Dios nos da menos de lo que nuestras iniquidades se merecen. Esto seguramente no seria el caso si Dios torturaría a los malvados e inicuos por millones de años.

“Mas después de todo lo que nos ha sobrevenido a causa de nuestras malas obras, y a causa de nuestro gran pecado, ya que tu, Dios nuestro, no nos has castigado de acuerdo con nuestras iniquidades, y nos diste un remanente como este.” (Esdras 9:13) “No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados.” (Salmos 103:10)

Nuestro Dios es un Dios misericordioso y amoroso. El no se complace en la muerte del malvado e inicuo; pero es grandioso en su misericordia. Dios hace lo mejor que puede por el malvado e inicuo quien ha tomado la determinación de rechazar su libre regalo de salvación. El les permite ser como si no existieran. En verdad, algunos sufrirán mas que otros, y otros sufrirán mas tiempo que otros, pero todos ellos tendrán un fin. Dios “el cual pagara a cada uno conforme a sus obras.” (Romanos 2:6)

Yo animo a cada uno de ustedes a estudiar y escudriñar todo en la Biblia, así de esta manera podrás estar seguro de lo que Dios dice acerca de cada tema. “Examinadlo todo; retened lo bueno.” (1 Tesalonicenses 5:21) Seamos como los nobles Beréanos quienes “pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” (Hechos 17:11) No aceptes mis palabras o ninguna palabra de otros hombres como autoridad final de lo que la Biblia enseña en cada tema, sino anda directamente a la fuente de toda verdad. Jesús dijo “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” (Juan 17:17)

También te recomendamosclose