El Amor de Dios Puesto en Tela de Juicio (Libro completo)

Capitulo 1: El Origen del Juicio

Hubo un tiempo cuando toda la creación de Dios estaba en armonía con Dios. Cada uno estaba enterado del gran amor de Dios para con ellos. En ese tiempo, no había interrogante en la mente de ninguno concerniente a la misericordia e integridad de Dios. Sin embargo, esta paz y armonía  pronto seria quebrantada por el surgimiento del pecado en el corazón de Lucifer, a quien ahora llamamos Satanás.

La Biblia dice que Lucifer fue creado perfecto. Dios le dijo, “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se hallo en ti maldad.” (Ezequiel 28:15) Lucifer significa “Portador de luz,” y fue el nombre de Satanás antes que cayese. Dios también dijo a Lucifer: “! Como caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana cortado fuiste por tierra, tu que debilitabas a las naciones!” (Isaías 14:12) Lucifer era perfecto cuando Dios lo creo. El obviamente obedeció el primero y más grande mandamiento, el cual es, amar a Dios con todo su corazón, toda su alma, y toda su mente. Para que Lucifer haya amado a Dios con todo su corazón, debe de haber comprendido el amor de Dios hacia el, porque la Biblia dice, “Nosotros amamos a [Dios], porque El nos amo primero.” (1Juan 4:19) El amor hacia Dios siempre comienza con un entendimiento y aprecio de su amor por nosotros.

No se nos es dicho cuanto tiempo Lucifer permaneció en perfecta condición, pero la Biblia dice que “se hallo maldad” en él. Es difícil imaginar como Lucifer, quien vivió en un universo perfecto con un perfecto Dios de amor, podría llegar hasta un punto donde  pecaría contra Dios. Mientras que este es un gran misterio, Dios revelo a Ezequiel unos pocos detalles acerca de la caída de Lucifer dentro del pecado que nos ayuda a comprender que fue lo que sucedió.

Dios le dijo a Lucifer, “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor.” (Ezequiel 28:17) Cuando Dios dice que el corazón de Lucifer se enalteció, era otra forma de decir que él se enorgulleció, y Dios dijo que esto pasó por causa de cuan bello y bueno él pensó que era. Este orgullo, dijo Dios, corrompió su sabiduría. Cuando Dios dijo que la sabiduría de Lucifer vino a ser corrupta, ¿a que sabiduría estaba Él [Dios] refiriéndose? La única sabiduría que seria relevante a este contexto es la sabiduría de Lucifer concerniente al carácter de amor de Dios. Esta es la sabiduría que vino a ser corrupta en Lucifer como resultado de su orgullo.

Mientras Lucifer era perfecto, vio a Dios como una persona amorosa, justa, y recta en todo lo que hace y por eso, Lucifer amo a Dios con todo su corazón. Sin embargo, Lucifer comenzó a poner sus ojos en si mismo y se dio cuenta que tan bello, que tan perfecto, que tan sabio era. Comenzó a enorgullecerse de si mismo, de su belleza y sus habilidades. Mientras esto trascurría, él comenzó a creer que merecía una posición mas exaltada que la que Dios le había dado. Comenzó a pensar que ya que era tan maravilloso, merecía una mejor posición en el cielo, y Dios no estaba siendo justo con él al privarle de lo que merecía. Después de esto, Lucifer comenzó a mirar a Dios como a una persona no recta, injusta, y egoísta. No reconoció ya más el carácter de amor de Dios. Su sabiduría acerca del carácter amoroso de Dios vino a ser corrupta; comenzó entonces a dudar del amor de Dios, causando que su amor por Dios disminuyera.

La sabiduría de Lucifer acerca del amor de Dios vino a ser tan corrupta que pensó que él podía hacer una mejor obra de reinar el universo que Dios mismo. Lucifer finalmente dijo, “Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.” (Isaías 14:14)

Después que Lucifer contempló pensamientos malos acerca de Dios, no estaba conforme en mantener sus nuevos ideales para si mismo. Pronto comenzó a sembrar semillas de duda en las mentes de los ángeles fieles de Dios. El quería que otros tuviesen la misma imagen distorsionada del amor de Dios que él [Lucifer] había venido a sostener. La Biblia dice que Lucifer fue muy exitoso en su campaña en representar mal el carácter del amor de Dios que convenció a una tercera parte de las huestes angélicas para acompañarle en su rebelión. (Ver Apocalipsis 12: 4,79)

Desde el principio la mentira de Lucifer fue que Dios no era tan amoroso y cuidadoso como se hizo a si mismo. El pecado comenzó con una incredulidad en el amor de Dios, y Lucifer sabia que si él podía hacer que otros no creyesen en el amor de Dios ellos se unirían con él en su rebelión. El tomó la obra no santificada de traer el amor de Dios a interrogación; poniendo el amor de Dios en tela de juicio.

Eva en el Jardín del Edén

     Finalmente Satanás fue expulsado del cielo, pero no se había dado por vencido en su campaña en contra de Dios. La controversia continúo en esta tierra. En la forma de una serpiente entrampó a Eva en aceptar su concepto distorsionado acerca del carácter de Dios. La Biblia dice, “pero la serpiente era astuta, mas que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, la cual dijo a la mujer, ¿con que Dios os ha dicho, no comáis de todo árbol del huerto? Y la mujer respondió a la serpiente, del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que esta en medio del huerto dijo Dios, no comeréis de el ni le tocareis, para que no muráis.” (Génesis 3:13) Hasta este punto, Eva inocentemente y completamente creyó que Dios la amó con todo Su corazón. Ella tenía toda razón para confiar que Dios estaba viendo por sus mejores intereses al privarle del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Dios le había dicho que no comiese del fruto de este árbol porque si lo hacía tendría un efecto muy negativo sobre ella; ella moriría. Eva entendió que el fruto era dañino para ella y por eso, ella creyó que Dios era bueno y amoroso al privárselo.

Aquí es donde Satanás afianza fuerte la oportunidad en compartir su imagen distorsionada del carácter de Dios. “Entonces la serpiente dijo a la mujer: no moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de el, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.” (Génesis 3:4,5)

Por favor nótese la intención detrás de la mentira de Satanás. El no estaba solamente contradiciendo la palabra de Dios, al declarar que Eva no moriría, pero su intención en realidad era de dar a Eva una imagen distorsionada del carácter de amor de Dios. Satanás sabia que mientras tanto que Eva entendía que el fruto del árbol era malo para ella, miraría a Dios como bueno al privárselo. Así Satanás engañó a Eva en pensar que el fruto del árbol era en realidad bueno para ella, lo cual significaría que Dios era malo al privárselo. Esto es lo que Satanás quiso. El quiso que Eva mirara a Dios en la misma manera que él lo hizo, como una Persona injusto, no recta, poco amable y sin amor. Esta fue la intención real detrás de la primera mentira de Satanás a la raza humana.

Satanás plantó una semilla de duda en la mente de Eva. Ella comenzó a preguntarse porque motivo Dios le había prohibido el fruto de ese árbol. Ella había entendido que era para su propio beneficio, pero ahora ella comenzó a cuestionarse. Mirando intencionalmente a la fruta, Eva pensó algo así, “¿Podría ser que Dios esta prohibiéndome este fruto porque no quiere que yo sea sabia, y ser elevada a un nivel mas alto?”

“Y la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría, y he aquí ella tomó y comió, y dio también a su marido; y comió.” (Génesis 3:6) Satanás tuvo éxito en hacer que Eva se uniera con el en su rebelión contra Dios. ¿Qué fue lo que causo la caída de Eva? ¿Cómo Satanás pudo convencer a un ser perfecto, sin pecado a rebelarse abiertamente contra Dios?

Hasta este tiempo, Eva estaba convencida que Dios la amaba mucho. Dios había hecho muchas cosas maravillosas para ella. Él siempre proveyó para sus necesidades, y todo era maravilloso en ese bello jardín. Al hostigamiento de Satanás, Eva comenzó a preguntarse si Dios realmente la amaba. Ella se preguntó si había algo bueno que Dios le estaba prohibiendo. Pronto creyó la mentira de Satanás y dudó del amor de Dios. Comió de la fruta, y el resto de la historia nosotros la conocemos.

La Gran Controversia

Fue una incredulidad en el amor de Dios que inicio a Satanás en su camino descendente. Fue una incredulidad en el amor de Dios que convenció a Eva a pecar. Es una incredulidad en el amor de Dios que nos mantiene en pecado hoy. Es únicamente por medio de una revelación del infinito amor de Dios, y nuestra apreciación del cual, que podemos allegarnos nuevamente a Dios en una relación amorosa sobrepasando cualquier otra que aun hayamos tenido.

Por muchos años la gente del mundo reposa en obscuridad concerniente  al inmenso amor que Dios tiene por ellos. Este fue para hacer claro el amor de Dios, y redimir a sus hijos, que Dios envío a su único Hijo engendrado al mundo. Jesús vino a declarar el maravilloso carácter de amor que Dios tiene para cada uno de nosotros. El vino a aclarar de una vez por todas que Dios es amor, y Su amor es tan grande que esta dispuesto a dar todo lo que es amado por El para salvar aquellos quienes se rebelaron en su contra.

El carácter de amor de Dios ha estado en el corazón de la gran controversia entre Cristo y Satanás. Ha sido la meta de Satanás engañar a los hombres en cuanto al verdadero carácter de Dios. Satanás nos hace creer que Dios no es tan amoroso como El reclama serlo. Satanás sabe que si puede convencernos en este punto, nosotros nunca rendiríamos completamente nuestras vidas a Dios lo suficiente para tener un odio por el pecado tan inmenso como para causarnos a parar de pecar y ganar la victoria sobre la crisis de la marca de la bestia tan pronto a ser desatada sobre este mundo. Es solamente por medio del recibimiento de una imagen verdadera del amor de Dios que nosotros podemos siempre amarle lo suficiente para cumplir el mandamiento que Jesús llamo, “El primero y grande mandamiento.” Jesús dijo, “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y gran mandamiento.” (Mateo 22: 37, 38)

Un Ángel con un Mensaje Vital

     Dado a que la controversia sobre el carácter de Dios es tan feroz, y ganando auge al aproximarnos al fin de este mundo y la crisis de la marca de la bestia, Dios envío un mensaje especial a su pueblo, simbolizado por el primer ángel de Apocalipsis 14. Este mensaje nos permitirá ganar “la victoria sobre la bestia, y sobre su imagen, y sobre su marca, y sobre el número de su nombre” (Apocalipsis 15:2)

Inmediatamente  siguiendo el recuento de Juan de la crisis de la marca de la bestia en Apocalipsis 13, el escribió “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo.” (Apocalipsis 14: 6) Este ángel representa la obra de Dios por medio de agentes humanos para predicar un mensaje a “Los moradores de la tierra, y a cada nación, tribu,  lengua, y pueblo.” Este es el mismo mensaje al cual Jesús se refirió cuando dijo “Y este evangelio del reino será predicado en todo el mundo para testimonio a todas las naciones; entonces vendrá el fin.” (Mateo 24:14)

Justamente antes que el fin venga el evangelio eterno será predicado en todo el mundo. ¿Qué es el evangelio eterno? La palabra evangelio significa “Tiempo de gozo” o “Buenas nuevas.” “Como está escrito, ¡­Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio de la paz, de los que anuncian el evangelio de los bienes! (Romanos 10:15)

Por lo cual este mensaje, que esta por ir a todo el mundo en este tiempo, son buenas noticias eternas de buenas cosas. ¿Qué buenas noticias pudiesen ser buenas noticias eternas? Alguien podría decirte, “! Tengo buenas noticias! ¡Tu te has ganado un millón de dólares!” Esto podrían ser buenas noticias, pero son buenas noticias temporales; no son buenas noticias eternas. Buenas noticias eternas son las que serán buenas noticias por toda la eternidad.

Pablo dispersó luz en esta pregunta cuando escribió, “porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe.” (Romanos 1:16,17) El evangelio revela la justicia, o la benignidad de Dios. Ciertamente estas son buenas noticias eternas; las cuales serán buenas noticias un millón de años desde ahora, y por toda la eternidad.

Pablo declaró algo más en estos versículos, los cuales necesitamos notar. El dijo el evangelio es “el poder de Dios para salvación” Cuando la benignidad y el amor de Dios se te es revelado viene a ser el poder motivador que cambia tu vida. Pablo lo expresó en otro lugar de esta forma: “la benignidad de Dios te guía al arrepentimiento.” (Romanos 2:4) Al entender la benignidad de Dios, su amor, su compasión, su ternura y misericordia, nos guían al arrepentimiento y nos motiva a seguir sirviéndole. El amor es el ingrediente que Dios utiliza para remover el pecado de nuestras vidas.

Ahora que tenemos un buen entendimiento de lo que el evangelio eterno esta designado hacer, podemos ver lo que este ángel con el evangelio eterno tiene que decirnos. El exclamó “Diciendo a gran voz: Teme a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio a llegado; y adorad aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.” (Apocalipsis 14:7) Dos ángeles más siguieron inmediatamente a este ángel, con información adicional para ayudarnos a ganar la victoria sobre la marca de la bestia, pero este primer ángel es el único que nos instruye a tomar acción directa. Son tres cosas que somos instruidos a hacer:

1 “Temer a Dios”

2 “Darle gloria”

3 “Adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra”

Podemos ver que el mensaje del primer ángel exhorta a la humanidad a reconocer y adorar al verdadero Dios del cielo. Basándolo sobre lo que anteriormente aprendimos acerca del evangelio eterno, sabemos que este mensaje esta destinado a revelar la benignidad y amor de Dios. Llama a la gente a que conozca la identidad del verdadero Dios y su carácter de amor, el cual los habilitará a amar a Dios con todo sus corazones y ganar la victoria sobre la marca de la bestia. Únicamente aquellos quienes comprenden el evangelio eterno serán habilitados a adorar a Dios en espíritu y en verdad, por la obediencia al mensaje del primer ángel.

El Juicio más Importante de todo Tiempo

     Satanás ha llamado a interrogación el amor de Dios. El ha puesto el amor de Dios en tela de juicio, y usted es un miembro del jurado. Depende de usted decidir quién está en lo correcto en esta controversia. El juicio ha llegado hacia usted para una decisión. Su decisión tendrá consecuencias eternas porque determinará como usted se relaciona con Dios, la profundidad de su amor por El, su obediencia a sus mandamientos y, últimamente, su elegibilidad para entrar en el reino de los cielos.

¿Será uno de aquellos sobre quien Dios triunfantemente proclame, “He aquí la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.”? (Apocalipsis 14:12) ¿Será usted uno de los bendecidos quienes “hacen sus mandamientos, y que tendrán derecho al árbol de la vida y entrar por las puertas de la ciudad”? (Apocalipsis 22:14) Si usted va a estar entre este número, tendrá que hacer la decisión correcta en este gran juicio dentro del cual todos hemos sido lanzados. Usted tendrá que examinar la evidencia por sí mismo, y llegar a apreciar a Dios tal como El es revelado en su palabra y por medio de su Hijo Jesucristo. Solamente entonces será justamente dicho de usted que es un “verdadero adorador.” (Juan 4:23)

Por favor continúa leyendo, porque la evidencia en este juicio debe ser examinada completamente antes que una decisión exacta sea hecha. Salomón escribió, “Al que responde palabra antes de oír, le es fatuidad y oprobio.” (Proverbios 18:13)

Capitulo 2: La Perspectiva Bíblica de Dios

      Dios creó a la raza humana con un deseo innato a adorar. Tú puedes ir a cualquier lugar del mundo, aun a la más remota tribu en África, y encontrarás que ellos también adoran. Hay algo acerca de creer que existe un Dios que llena el vacío en la vida de una persona.

Algunos en su deseo de adorar, se han hecho para si mismos dioses de madera o de piedra. Otros inventan dioses místicos en sus propias imaginaciones.

Cada religión esta basada sobre alguna concepción de Dios. Desafortunadamente muchas religiones están basadas sobre una concepción de dioses falsos, y algunas están aun basadas sobre falsas concepciones del verdadero Dios.

Una cosa es segura, para aquellos quienes escogen adorar, su vida entera y carácter es moldeado de acuerdo al tipo de persona como ellos perciben a su Dios. (Leer 2 Corintios 3:18) Las personas quienes adoran a un dios cruel y severo generalmente vendrán a ser cruel y severos ellos mismos. Por ende la percepción de Dios por la persona afecta dramáticamente ya sea una buena persona o no, y ultimadamente determinará si esa persona vivirá para siempre o será destruida en el lago de fuego.

La más grande y más importante diferencia entre la cristiandad y el paganismo es el Dios que adoramos. A fin de que cualquiera sea un cristiano debe primero comenzar por tener un entendimiento acerca del verdadero Dios.

Hay muchas personas quienes piensan que todos los cristianos tienen las mismas ideas acerca de Dios. Sin embargo es sorprendente que dentro de la cristiandad hay muchas ideas diferentes acerca de Dios, y estas diferentes ideas varían dramáticamente de una a la otra. Pero ¿Cómo está usted apto a saber cual de estas ideas es correcta?

Mis amigos, podemos estar muy agradecidos que Dios no nos ha dejado a adivinar en tan importante tema como este. El nos ha otorgado su palabra para estudiar y conocer cual es la verdad. Por eso, ahora vamos a buscar dentro de nuestras Biblias y ver por nosotros mismos lo que Dios revela de si mismo.

En Juan capitulo cuatro leemos un acontecimiento de Jesús hablando con una mujer samaritana junto al pozo de Jacobo. En su conversación Jesús hace una declaración que nosotros realmente necesitamos considerar. El le dijo a ella,    “! Vosotros adoráis lo que no sabéis!” (Juan 4:22) Puedes imaginar que tan asombrada estaba esta mujer al escuchar estas palabras. Puedes ver, que los Samaritanos no eran paganos. Ellos reclamaban adorar al mismo Dios que los Judíos adoraban. Pero Jesús le dijo a esta mujer que ella no sabía lo que adoraba.

El apóstol Pablo dio un testimonio similar a los hombres en la colina de Atenas cuando dijo, “Porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: “AL DIOS NO CONOCIDO. Aquel pues, que vosotros honráis sin conocerle, a este os anuncio yo.” (Hechos 17:23) ¿Estaba Pablo felicitando a los hombres de la colina de Atenas por adorar a un dios desconocido? ¿Estaba Jesús halagando a la mujer en el pozo por adorar algo que ella no sabía? ¡Ciertamente que no! Ese tipo de adoración es inútil y disgustoso para Dios.

En Jeremías 9:23,24 Dios dijo a Jeremías “No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas: Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: En entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero dice Jehová.”

Dios desea que le amemos y le adoremos porque sabemos cómo es Él. El quiere que nosotros entendamos quien es El, y cual es su carácter para que cuando le adoremos sepamos a quien estamos adorando. Cuando nosotros adoramos algo que no conocemos o entendemos, entonces no estamos realmente adorando al verdadero Dios. Los hombres quienes edificaron un altar “Al dios no conocido” no estaban adorando al verdadero Dios en lo absoluto. Su adoración era dirigida a alguien, pero ciertamente no era dirigida al Dios del cielo. La Biblia nos dice que cuando nosotros adoramos falsos dioses o ídolos, estamos realmente adorando a Satanás:

En 1ra de Corintios 10:20 Pablo escribe, “Antes digo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios.” Y en Deuteronomio 32:16,17 leemos, “Le despertaron a celos con los dioses ajenos; lo provocaron a ira con abominaciones. Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; a dioses que no habían conocido, a nuevos dioses venidos de cerca, que no habían temido vuestros padres” Vemos pues, la Biblia enseña que si adoramos ídolos o dioses que no conocemos, entonces estamos realmente adorando demonios.

! Amigos, esto es serio! Es mejor que nos aseguremos de conocer a quien estamos adorando porque si estamos incorrectos en esto, entonces estaremos adorando a Satanás y nos perderemos.

Satanás se encuentra con la tarea en este mundo de desviar a la raza humana hacia la adoración a un falso Dios. El esta buscando esconder de nuestra vista, la verdadera imagen del Dios del cielo y de su amor por nosotros.

Si nosotros adoramos a un Dios a quien no conocemos, aun cuando no haya un ídolo ante nuestros ojos para verle, podemos estar verdaderamente adorando a Satanás como estaban los sirvientes de Baal.

El único Dios de la Biblia

Abramos nuestras Biblias y veamos que realmente dice acerca de Dios. En Isaías 44:6 Dios dice, “Fuera de mi no hay Dios,” y en el versículo 8 continuó, “no hay Dios sino yo. No hay fuerte: no conozco ninguno.” Este es un lenguaje muy preciso para indicar que el hablante está solo. Todos los pronombres son singulares, indicando que solamente una persona está hablando. ¿Quién es esta persona?

Pablo aclaró esto en su primera epístola a los Corintios. El escribió, “Sabemos… que no hay mas que un Dios” (1 de Corintios 8:4) Para hacerlo abundantemente claro a quien se refirió como el Dios del cual fuera de El no hay otro, Pablo continuo en el versículo 6 y escribió, “para nosotros sin embargo, solo hay un Dios, El Padre.” Pablo entendía que el único Dios de la Biblia es Dios, El Padre y nadie más.

Jesús tenía el mismo entendimiento. Después que Jesús dijo, “Oye Israel; el Señor nuestro Dios el Señor uno es,” uno de los escribas le dijo, “bien maestro verdad has dicho: que Dios es uno; y no hay otro fuera de El.” (Marcos 12:2932) ¿Quién es ese único Dios al cual el escriba estaba refiriéndose? ¿Estaba el refiriéndose a Jesús como el único Dios?

¡Ciertamente que no! El estaba refiriéndose a Dios, El Padre, y Jesús lo sabía.

En otra ocasión, mientras Jesús estaba hablando con los escribas y fariseos, El dijo, “Si yo me glorifico a mi mismo, mi gloria nada es, mi padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios.” (Juan 8:54) Jesús sabía que cuando los escribas y fariseos decían “Dios,” Ellos estaban refiriéndose a su Padre. Cuando este escriba dijo, “Dios es uno; y no hay otro fuera de El,” Jesús sabía que estaba hablando acerca de su Padre.

¿Corrigió Jesús al escriba diciendo, “Tu estas incorrecto, yo soy realmente el único Dios de la Biblia”? ¡Absolutamente que no! Al contrario, Jesús lo halagó por su buena respuesta al exclamar, “no estas lejos del reino de Dios.” Jesús sabía que este hombre estaba en lo correcto, que hay un Dios, El Padre, y no hay otro Dios fuera de El.

El Padre es llamado “El único Dios verdadero” (Juan 17:3), “El Dios altísimo” (Marcos 5:7), “El todopoderoso [el único soberano supremo]” (1 Timoteo 6:15), el “Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos” (Efesios 4:6), y es dicho numerosas veces que “Uno es Dios y no hay otro fuera de El.” (Marcos 12:32; ver también Isaías 44:6; 1 Corintios 8:4; etc.) La Biblia es muy clara que el “un Dios” de la Biblia es “Dios, El Padre.” (1 Corintios 8:6)

En la Biblia, el Padre declara que El es el único Dios, y que no hay otros dioses fuera de El. Jesús enseño la misma verdad, sin embargo en el Nuevo Testamento, encontramos que Cristo es también llamado Dios. (Hebreos 1:8) ¿Cómo puede ser esto?

En la Biblia, la palabra “dios” tiene varios significados diferentes. En un sentido muy limitado, los hombres son llamados dioses. Ambas palabras, la palabra Griega Teos y la palabra Hebrea Elohim, las cuales son muchas veces traducidas “dios” son usadas en referencia a los hombres. (Ver Éxodo 7:1; Salmos 82:6; Juan 10:34) Cuando la palabra “dios” es usada en ese sentido, habría entonces cientos y miles de dioses.

En un sentido menos limitado, los ángeles son llamados dioses. David escribió acerca del hombre, “Pues le has hecho poco menor que los ángeles [Elohim].” (Salmos 8:5) La palabra “ángeles” en este versículo viene de la palabra hebrea Elohim. La forma en que Elohim es usada aquí denota un tipo de ser mayor que el hombre, pero aún es usada en un sentido limitado, y con esta definición aún habría muchos dioses.

En referencia a Cristo, la palabra “dios” es usada en un sentido mucho menos limitado, para denotar su naturaleza como estando al mismo nivel como su Padre–algo que no puede ser dicho acerca de ningún otro ser en el universo. La Biblia dice que Cristo era “en forma de Dios.” (Filipenses 2:6)

Pero aún cuando la palabra “dios” es usada de Cristo, es usada en un sentido limitado, porque Cristo tiene un Dios quien es “la cabeza de Cristo,” “sobre todo” y “mayor que” El. (1 Corintios 11:3; Efesios 4:6; y Juan 14:28) Cuando la palabra “dios” es usada en su absoluta e ilimitado sentido, hay solamente una persona a la cual puede aplicar, y esa persona es Dios, El Padre, únicamente. Jesús dijo que su Padre es “el único Dios verdadero” (Juan 17:3) Pablo dijo, “no hay mas de un Dios… Dios, El Padre.” (1Corintios 8:4,6) De las 1,354 veces que la palabra “dios” es usada en el Nuevo Testamento, más del 99% del tiempo se refiere exclusivamente a Dios, El Padre, mientras la misma aplica a su Hijo solamente cuatro veces. (Juan 1:1; Juan 20:28; Hebreos 1:8; 1Timoteo 3:16)

Por ende, para clarificar, hay muchos dioses cuando la palabra “dios” es usada en un sentido limitado, para incluir hombres y ángeles. Cuando la palabra “dios” es usada como un adjetivo para describir la naturaleza de Dios, como en la ultima parte de Juan 1:1, entonces hay solamente dos seres divinos, Dios, el Padre, y Jesucristo, su único Hijo engendrado. El Hijo de Dios es completamente divino por naturaleza porque su Padre es divino, tal como yo soy completamente humano, porque mis padres son humanos.

Cuando la palabra “dios” es usada en su absoluto sentido, para denotar “el Dios altísimo,” “el soberano del universo,” o “el único Dios verdadero,” entonces hay solamente un Dios; Dios, el Padre, fuera del cual no hay Dios.

El Amor de Dios

     No solamente debemos conocer la identidad de Dios para poder adorarle “en espíritu y en verdad” (Juan 4:24), sino debemos también conocer su carácter de amor. En el versículo bien conocido en la Biblia, Jesús dijo, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16) Cuando Jesús dijo “porque de tal manera amó Dios al mundo” El estaba diciendo, “Así es cuanto Dios te ama, El te ama tanto así que hizo algo por ti–El demostró su amor para contigo al dar su mas preciada posesión, Su único Hijo engendrado.

Y si Dios amó tanto al mundo que dio una cabra, tanto usted como yo seriamente cuestionaríamos el amor de Dios por nosotros, porque una cabra seria un regalo casi insignificante para Dios dar, ya que es algo que El creo. Si Dios amó tanto al mundo que dio a un humano, ¿que pensaríamos entonces? Bueno, por lo menos ese regalo es un poquito mejor que una cabra, pero aun sería una dádiva muy pequeña, porque los humanos también fueron creados. ¿Pero que hay si Dios amó tanto al mundo que dio a un ángel? Esa es una dádiva mejor que el regalo de un humano, pero aún cae lejanamente corto para demostrar que tanto Dios nos ama. ¿Lo ves? Nuestro entendimiento del amor de Dios depende del valor del regalo que dio por nosotros. Entre más valioso sea el regalo que dio, mucho mas podremos ver Su amor por nosotros.

Dios dio a Su único Hijo engendrado por nosotros. El tiene otros hijos, pero sin embargo solamente tiene un Hijo engendrado. Nosotros podemos ser “hijos de Dios” por adopción (Romanos 8:14), los ángeles son “hijos de Dios” por creación (Job 1:6; 2:1), pero Jesucristo es el único Hijo engendrado de Dios. Lo que separa a Jesucristo a parte de cualquier otro en el universo, y por quien conocemos el amor de Dios por nosotros, es el hecho que El fue engendrado. Esto lo pone en la relación más íntima posible con Dios.

Dios conoce, por experiencia de primera mano, la posesión mas valiosa que una persona puede tener. El conoce que nada es más valioso a una persona que un hijo al cual ama. En esto precisamente Dios tentó el amor, y la lealtad de Abraham cuando le pidió que ofreciera en sacrificio a su hijo amado, Isaac. La disposición de Abraham en obedecer el mandato de Dios probó que el amaba a Dios con todo su corazón. Esto probó que estaría dispuesto a dar por Dios cada posesión que tenia.

Lo mismo es verdadero con Dios. Cuando El dio su único Hijo engendrado probo que estaba dispuesto a dar toda posesión, sufrir cualquier cantidad de dolor, y llevar cualquier adversidad para salvar aquellos a quienes ama. Esto es lo que Pablo significó cuando dijo, “El que aún a su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿Cómo no nos dará también con el todas las cosas?” (Romanos 8:32)

Dios verdaderamente nos ama, más sin embargo este amor puede solamente ser comprendido al entender que Dios dio a su único Hijo engendrado. La comprensión del amor de Dios demostrado en la dádiva de Su Hijo es vitalmente importante para nosotros, ya que es la llave que nos da la habilidad para vencer al mundo. Juan escribió,      “¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 de Juan 5:5) Creer que Jesús es el Hijo engendrado de Dios nos habilita para vencer al mundo elevando nuestra percepción del amor de Dios y habilitándonos para amarle con todo nuestros corazones en retorno. Juan lo expresó de esta manera: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” (1 de Juan 4:19)

El único Hijo engendrado de Dios

     ¿Qué es lo que Jesús quiso decir cuando dijo que fue engendrado? Jesús, hablando de si mismo, dijo, “Antes de los abismos fui engendrada, Antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas. Antes que los montes fuesen fundados, Antes de los collados era yo engendrada… Con el estaba yo ordenándolo todo; Y fui su delicia todos los días, Teniendo solaz delante de el en todo tiempo.” (Proverbios 8:24,25,30)

De acuerdo a la Biblia Jesucristo fue engendrado, lo cual literalmente significa nacer, antes que alguna cosa fuera creada–mucho tiempo antes que Dios lo enviase al mundo. (Leer Hebreos 1:19; Colosenses 1:15; Juan 3:16, 17; 18:37; y 1 de Juan 4:9.) Como fue El engendrado no nos incumbe saber, pero Dios quiere que nos demos cuenta que El y su Hijo tienen una relación de padre a hijo genuinamente cercana y que no es un simple papel o un acto.

Mis amigos, Dios realmente significa lo que dice. El dice que dio a su único Hijo engendrado. Si Jesucristo no era el Hijo engendrado de Dios antes que lo enviara dentro del mundo, ¿entonces que es lo que el Padre dio? Muchos cristianos sinceros creen que Jesucristo es, ¡un compañero exactamente igual de la misma edad del Padre! Si esto fuera verdad, entonces todo lo que el Padre dio fue un amigo; ¡un compañero! Si esto fuera cierto, entonces quien nos ama mucho mas es Cristo, porque El es quien dispuestamente murió por nosotros.

Es cierto que Jesucristo nos ama muchísimo, y nosotros lo alabamos y le agradecemos por ese amor. Sin embargo, la Biblia enseña que Dios, el Padre, sufrió tremendamente cuando su Hijo sufrió bajo el peso de nuestros pecados. (Compara Salmos 18:411 con Mateo 27:4551) En la historia de Abraham e Isaac fue obviamente el padre Abraham quien sufrió más que Isaac cuando dio a su hijo amado. Jesús dijo, “Pues el mismo Padre os ama.” (Juan 16:27) Juan escribió, “Mirad cual amor nos ha dado el Padre.” (1 de Juan 3:1) No podemos apreciar el amor del Padre si no sabemos lo que El dio por nosotros. “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envío a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por el.” (1 de Juan 4:9) Dios tiene solamente un Hijo engendrado a quien dispuestamente dio para que usted pudiera ser perdonado de sus pecados y vivir por la eternidad. ¡Alabado sea Dios por tan maravilloso amor!

Algunas personas piensan que Dios esta lejos de la posibilidad de tener un Hijo, pero Jesús dijo, “porque todas las cosas son posibles para Dios.” (Marcos 10:27) La Biblia se refiere a Cristo como el Hijo de Dios por lo menos 120 veces. La Biblia lo hace usando la frase “Hijo de Dios” cuarenta y siete veces. En cuanto a la genuinidad de Cristo como Hijo, El es llamado “el único engendrado” cinco veces, “el primogénito” tres veces, “el primer engendrado” una ves, y el “Hijo santo” de Dios dos veces. Cuatro versículos dicen que fue “engendrado” anterior a su encarnación. Cuatro versículos dicen que  “procedió de” “salio de” o “vino de” el Padre. La evidencia en este tópico es sobreabundante. Cristo es verdaderamente el Hijo literal engendrado de Dios, nacido del Padre antes de toda la creación. Si Dios esperaba que creyésemos algo diferente, hizo entonces un trabajo muy pobre en presentarlo en la Biblia. En verdad, si Dios hubiese querido que creyésemos diferentemente, nos confundió a propósito haciendo tantas declaraciones claras indicando que Cristo es literalmente el Hijo engendrado de Dios, sin la más pequeña aclaración en indicar que no debiésemos tomar sus palabras en su significado común. Sin embargo, “Dios no es Dios de disensión, sino de paz” (1 de Corintios 14:33)

Cualquier escritor o vocero público conoce que cuando usa una palabra o una frase que pudiese ser mal entendida, aclaraciones necesitan ser hechas para prevenir que la gente venga a conclusiones incorrectas. Mas sin embargo, en todo el Nuevo Testamento, en donde Cristo es dicho ser el Hijo engendrado de Dios, no hay nunca ningún tipo de corrección o aclaración para que estas palabras no fueran tomadas en su sentido natural. Jesús dijo que es “el único Hijo engendrado de Dios.” (Juan 3:18) Concerniente a otro tópico, pero el principio aquí puede ser aplicado con igual fuerza, El dijo, “de otra manera os lo hubiera dicho.” (Juan 14:2)

Usted estará pensando, “yo siempre he creído que Jesús es el Hijo de Dios.” ¡Grandioso! Usted estará también pensando, “¿No es que todos los Cristianos creen que Jesús es el Hijo de Dios?” Como lo veremos un poco más tarde, la realidad es que la mayoría quienes profesan ser cristianos actualmente no creen que Jesús sea el Hijo real de Dios.

Muerte del Hijo de Dios

     Nuestra salvación fue ganada por la muerte del Hijo de Dios. “fuimos reconciliado con Dios por la muerte de su Hijo” (Romanos 5:10) Nota que, no fue por la muerte del Hijo del hombre (la naturaleza humana), pero por la muerte del Hijo divino de Dios que nos reconcilió con Dios.

Estas pocas palabras de Pablo significan mucho más de lo que podamos comprender con simplemente una breve lectura de ellas. Dios nos ama mucho que envío a su único Hijo engendrado al mundo para morir por infelices pecadores como tú y yo. Esto es más que un cliché. El pensamiento contenido en estas palabras demuestra el inmenso sacrificio que Dios hizo en nuestro favor. “El que aún a su propio Hijo no perdonó, antes le entregó por todos nosotros, ¿Cómo no nos dará también con el todas las cosas?” (Romanos 8:32) Si Dios estaba dispuesto a dar a su propio Hijo por nosotros, prueba, más allá de toda duda, que está dispuesto a dar todo lo que posee para nuestro beneficio, porque su Hijo significa más para El que cualquier cosa en el universo. Cuando entendamos lo que sucedió en la cruz, derretirá nuestros corazones como ninguna otra cosa puede hacerlo.

La extrema angustia que Cristo experimentó en la cruz es descrita en los siguientes versículos: “Hazme puesto en el hoyo profundo, en tinieblas, en honduras. Sobre mi se ha acostado tu ira, y me has afligido con todas tus ondas. Séla.” (Salmo 88:6,7) Cristo sufrió la peor muerte que alguno haya, o fuera a sufrir. Otros han sufrido igualmente o aun mayor si limitamos Su sufrimiento al dolor físico solamente. Mas aún, Su muerte fue la peor ya que su relación con su Padre era tan cercana que la pérdida de esa relación le causo la mayor angustia que alguien pudiese sufrir. La conmoción emocional de Cristo fue inmensa cuando se dio cuenta del disgusto de su Padre. Aun cuando El no había pecado, fue tentado a creer que sufriría la muerte eterna por la salvación de usted y yo. Cristo tomó la decisión consciente que si significaba que  Él debe morir por la eternidad para que  usted  pueda vivir con Dios para siempre, entonces Él estaba dispuesto a hacerlo.

En cualquier momento el Hijo de Dios podría haber clamado a su Padre que lo salvara, pero continuó adelante, sabiendo que algunos serian salvos. Cuando un grupo de soldados vino a capturar a Cristo, Pedro comenzó a pelear por El, pero Cristo lo reprendió diciendo, “¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y El me dará mas de doce legiones de ángeles?” (Mateo 26:53) El estaba determinado a nunca desistir, aún si significaba que nunca viviría otra vez. Había decidido rendir su voluntad a su Padre. “Y decía, Abba, Padre, todas las cosas son a ti posibles: traspasa de mi este vaso; empero no lo que yo quiero, sino lo que tú.” (Marcos 14:36) El Hijo de Dios fue “obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filipenses 2:8) Finalmente, clamó en angustia, “Dios mío, Dios mío, ¿porque me has desamparado?” (Mateo 27:46) El Hijo de Dios sufrió una muerte real por nuestros pecados, cuando los pecados del mundo entero fueron puestos sobre El. (Leer Isaías 53:6 y 1 de Juan 2:2.) No fue pretendida, no fue un acto, sino que fue real.

Hay algunos que reclaman de que Cristo bajo del cielo y habito un cuerpo humano y así, cuando vino el tiempo para morir, solamente el cuerpo humano murió mientras el ser divino quien bajo del cielo permaneció vivo. Bajo este punto de vista tendríamos que concluir que solamente hubo un sacrificio humano hecho para nuestra redención. Sin importar que tan exaltado el Hijo preexistente fuera, sin importar que tan glorioso, que tan poderoso, o aun eterno, si únicamente la humanidad murió, el sacrificio fue solamente humano. Es contrario a la razón creer que un sacrificio humano es suficiente para redimir la humanidad, y es contrario a la escritura decir que solamente la mitad de Cristo murió. Veamos en la Biblia porque es así.

En el capitulo uno de Hebreos, Pablo describe a Cristo siendo altamente exaltado, el que fue engendrado a la imagen expresa en la persona de su Padre. Mas adelante, en el capitulo dos de Hebreos, Pablo explica la necesidad de Cristo venir a ser un hombre para que pudiese redimirnos. En el verso nueve de este capitulo el explica, “Empero vemos coronado de gloria y de honra, por el padecimiento de muerte, a aquel Jesús que es hecho un poco menor que los ángeles, para que por gracia de Dios gustase la muerte por todos.” (Hebreos 2:9) Pablo explica la importancia de Cristo venir a ser un hombre, hecho un poco menor que los ángeles, para que El pudiese morir; no para que un cuerpo humano pudiese morir, pero para que el Hijo divino de Dios pudiese morir. Este versículo no significaría absolutamente nada si el Hijo de Dios no murió completamente.

La verdad de que Cristo murió es expuesta aún más claramente en los siguientes versículos: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús: el cual, siendo en forma de Dios, no tuvo por usurpación ser igual a Dios: Sin embargo, se anonado a si mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; Y hallado en la condición como hombre, se humilló a sí mismo, hecho obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le ensalzó a lo sumo, y diole un nombre que es sobre todo nombre.” (Filipenses 2:59)

Estos versículos son muy claros. El mismo ser idéntico quien era en la forma de Dios en el versículo seis, murió en el versículo ocho. Jesucristo mismo lo hizo muy claro a Juan de que El estaba muerto. Jesús dijo, “Y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos, Amen. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte.” (Apocalipsis 1:18)

En Isaías 53 leemos el siguiente recuento: “Con todo eso Jehová quiso quebrantarlo, sujetándolo a padecimiento. Cuando hubiere puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. Del trabajo de su alma verá y será saciado; con su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. Por tanto yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los perversos, habiendo el llevado el pecado de muchos y orado por los transgresores.” (Isaías 53:1012)

De acuerdo a las escrituras, el alma de Cristo murió; el alma de Cristo fue hecha la ofrenda por el pecado. El alma de una persona constituye el ser entero. Si un alma muere, el ser entero muere. El alma es más que simplemente el cuerpo. Jesús dijo, “Y no temáis á los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar: temed antes á aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.” (Mateo 10:28)

Se nos es dicho que el alma de Cristo estaba en la tumba. En el día de Pentecostés Pablo dijo, “Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el infierno, ni su carne vio corrupción.” (Hechos 2:31) La palabra infierno en el versículo precedente fue traducida de la palabra Griega hades. Esta palabra significa tumba en cada caso. El alma de Cristo descanso con Su cuerpo en la tumba.

El Espíritu de Cristo inspiró a David a escribir concerniente a la muerte de Cristo, “…Encerrado estoy, y no puedo salir.” (Salmos 88: 8) Cristo estaba encerrado en la tumba, y no podía salir. La Biblia dice más de treinta veces que Dios, el Padre, levanto a Cristo de los muertos.* Pablo escribió que el era un apóstol, “…no de los hombres ni por hombre, más por Jesucristo y por Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos.” (Gálatas 1:1)

Pablo también enfatizó, en Efesios 1:19,20, que “la supereminente grandeza” “del poder” del Padre fue demostrada “cuando resucito” a Cristo “de los muertos.” Si Cristo se hubiese en realidad resucitado a si mismo de los muertos, como algunas personas lo creen, entonces las palabras de Pablo no podían haber sido verdaderas. No pudiera haber sido el poder del Padre, sino el poder de Cristo el cual hubiese sido demostrado.

Cristo no se resucitó a sí mismo de los muertos o de otra forma El no pudiese haber estado muerto para comenzar, y Sus palabras no podrían ser verdaderas, “No puedo yo de mí mismo hacer nada.” (Juan 5:30) Cuando el Hijo de Dios estaba dormido en la tumba, El era como el resto de los muertos quienes no saben nada y en quienes los pensamientos han perecido. (Salmos 146:4)

De Cristo leemos, “El cual en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído por su reverencial miedo.” (Hebreos 5:7) ¿A quién estaba Cristo orando con fuerte clamor y lágrimas? ¿Estaba El orando a si mismo? ¡Absolutamente que no! El estaba orando a su Padre, y oraba al único “que le podía librar de la muerte.”

Hubiese sido una burla para Cristo haber clamado a Su Padre que le salvara de la muerte, si todo el tiempo El era inmortal y habilitado para salvarse a si mismo de la muerte. Amigos, Cristo murió completamente, y dependió de Su Padre para resucitarle. El dijo, “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23:46), indicando Su completa dependencia sobre Su Padre para salvarle de la muerte, y Su disponibilidad en confiar Su vida eterna en las manos de Su Padre.

Fue un inmenso sacrificio para Dios al ceder a su único Hijo engendrado por nosotros, más aún, estaba dispuesto a hacerlo. Si hubiese habido alguna otra forma para que la raza humana pudiera haber sido redimida, Dios aun lo hubiera hecho. Pablo escribió, “No desecho la gracia de Dios: porque si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.” (Gálatas 2:21) La redención viene a nosotros solamente por medio de “la sangre de Cristo Jesús.” Si la redención pudiese haber venido a nosotros de alguna otra manera, entonces Cristo murió en vano.

 El Espíritu Santo

La Biblia habla de muchos espíritus. Hay espíritus de hombres, espíritus de bestias, espíritus de demonios, etc. En verdad, cada ser viviente tiene un espíritu. En el libro de Job, leemos, “Ciertamente espíritu hay en el hombre, E inspiración del Omnipotente los hace que entiendan.” (Job 32:8) La Biblia dice que un espíritu es donde una persona piensa, razona, es angustiado, etc. David escribió, “mi espíritu se angustiaba dentro de mí.” (Salmos 142:3) Isaías escribió, “y en tanto que me durare el espíritu en medio de mí, madrugaré á buscarte.” (Isaías 26:9) De Jesús fue dicho, “Y conociendo luego Jesús en su espíritu que pensaban así dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué pensáis estas cosas en vuestros corazones?” (Marcos 2:8) Basado en el testimonio de la Escritura podemos concluir que el espíritu de un hombre es la parte pensante, conciente, y razonable del hombre.

Conocemos que un hombre tiene un espíritu, pero ¿Tiene Dios un Espíritu? Notemos como Pablo igualo el espíritu del hombre al Espíritu de Dios en 1 de Corintios 2:11: “Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.” Dios tiene un Espíritu, y ese Espíritu es santo, porque Dios es santo. Por esa razón el Espíritu de Dios es algunas veces llamado, el Espíritu santo. La palabra “Santo” es un adjetivo en todo caso, ya sea en inglés, español o en griego. “Santo Espíritu” no es un nombre, sino una descripción del Espíritu de Dios.

El Espíritu Santo es continuamente referido como “el Espíritu de Dios,” o “el Espíritu Santo de Dios.” (Efesios 4:30) Como lo notamos temprano, el un Dios de la Biblia es el Padre, entonces el Espíritu Santo de Dios es el Espíritu del Padre. Esto es lo que Jesús precisamente enseño cuando dijo, “Porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.” (Mateo 10:20) En el recuento de la misma conversación en Lucas esta declaración es registrada así: “Porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que será necesario decir.” (Lucas 12: 12) Cuando comparamos estos dos versículos encontramos que “el Espíritu de vuestro Padre” es usado intercambiablemente con “el Espíritu Santo.” Por eso, el Espíritu Santo, es el Espíritu del Padre.

Jesús dijo que el Espíritu Santo “procede del Padre.” (Juan 15:26) El Espíritu Santo es el Espíritu del Padre, y El envía su Espíritu a nosotros por medio de Su Hijo Jesucristo. Pablo lo expresó de esta manera: “No por obras de justicia que nosotros habíamos hecho, mas por su misericordia nos salvó, por el lavacro de la regeneración, y de la renovación del Espíritu Santo; El cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador.” (Tito 3:5,6) En este proceso ganamos el beneficio sumado de recibir el Espíritu de Cristo, quien fue “mas tentado en todo según nuestra semejanza,” y es poderoso para socorrer á los que son tentados.” (Hebreos 4:15; 2:18) Encontramos esta verdad proclamada en Gálatas 4:6, “Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo en vuestros corazones, el cual clama: Abba, Padre.” Cuando recibimos el regalo del Espíritu Santo, recibimos ambos el Espíritu del Padre y el Espíritu de Cristo (Romanos 8: 911), no un tercer ser o persona, separada y distinta del Padre y Su Hijo.

Capitulo 3: El fundamento de la Cristiandad Bajo Ataque

“Si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué ha de hacer el justo?” (Salmos 11:3)

La posición de Cristo como Hijo es el fundamento del evangelio y de la Cristiandad. Este es el fundamento sobre el cual Cristo dijo, “y sobre esta piedra edificaré mi iglesia.” (Mateo 16:18)

Un día, cuando Jesús y sus discípulos vinieron a las costas de Filipo en Cesárea, Jesús pregunto a sus discípulos, “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre? Y ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; y otros, Elías; y otros; Jeremías, ó alguno de los profetas. El les dice: Y vosotros, ¿quién decís que soy? Y respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque no te lo reveló carne ni sangre, más mi Padre que está en los cielos. Mas yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.” (Mateo 16:1318)

Notemos que el tema en esta conversación era acerca de quien es Jesús. Cuando Jesús dijo, “y sobre esta piedra edificaré mi iglesia,” El no cambio el tema para referirse a Pedro como la roca, mas empero estaba refiriéndose a la verdad de que Jesús es el Hijo de Dios. Sobre esta verdad, Jesús dijo, “edificaré mi iglesia.” Esta es obviamente una verdad muy importante, la verdad sobre la cual la iglesia de Dios esta edificada.

La inspiración nos advierte acerca de aceptar falsas teorías del Padre y el Hijo. Juan escribió, “¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este tal es anticristo, que niega al Padre y al Hijo. Cualquiera que niega al Hijo, este tal tampoco tiene al Padre. Cualquiera que confiese al Hijo tiene también al Padre.” (1 de Juan 2:22,23) Juan también escribió, “Cualquiera que se rebela, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene á Dios: el que persevera en la doctrina de Cristo, el tal tiene al Padre y al Hijo.” (2 de Juan 1:9) El reconocer al Hijo y perseverar en la doctrina de Cristo significa más que simplemente llamar a Jesús el Hijo de Dios. Casi cada cristiano en el mundo dirá que cree que Jesús es el Hijo de Dios, pero entre estos cristianos hay muchos diferentes puntos de vista acerca del Hijo de Dios, y cada falsa teoría distorsiona el amor de Dios en dar a Su Hijo a morir por nuestros pecados.

Los discípulos y apóstoles en los días de Cristo, así como la gran mayoría de cristianos quienes vivieron en los primeros siglos después de la muerte de Cristo, entendieron a Cristo Jesús siendo el Hijo literal engendrado de Dios sin ninguna definición misteriosa añadida a estas palabras. Por ejemplo, Justin Mártir (110165 AD), citando de Proverbios 8 se refiere a Cristo en la siguiente declaración: “El Señor… me engendra antes de los collados.” Y agrega: Lo perciben, mis oyentes, si ustedes ponen atención, que la escritura a declarado, que este renuevo fue engendrado por el Padre antes de todas las cosas creadas; y este el cual es engendrado es numéricamente distinto de aquel el cual engendra, cualquiera lo admitirá.” (Justin Martyr, Dialogue with Trypho [Dialogo con Trypho], capitulo 129)

Novatian (210280 AD) escribió, “Dios el Padre, el fundador y creador de todas las cosas, quien conoce no principio, invisible, infinito, inmortal, eternal, es un Dios; … de Quien, cuando El lo quiso, el Hijo, la palabra, nació… el Padre también lo precede a El, … Porque es esencial que aquel quien no conoce principio debe ir antes de aquel quien tiene un principio; … [El Hijo tiene] un origen porque es nacido, y de igual naturaleza con el Padre en alguna medida por Su natividad, aun cuando tiene un principio en el hecho que es nacido, ciertamente como es nacido de ese Padre quien solamente no tiene principio.” (Novation, Ante Nicene Fathers, Volume 5, “A Treatise on the Trinity,” Chapter 31) [Padres Anti  Nicenos], Volumen 5, “Un Tratado en la Trinidad,” Capitulo 31)

Hay muchos mas ejemplos de los primeros cristianos, aceptando la palabra de Dios tal como se lee, quienes creyeron a Cristo ser el Hijo literal engendrado de Dios el cual nació antes de la creación.

Surgieron  Herejías

Durante el tiempo surgieron herejías, y los testimonios de la Biblia comenzaron, por algunos, siendo entendidos diferentemente al propósito común de su significado. Origen, quien vivió desde 185254 AD, vino con un nuevo concepto acerca de Cristo en relación de Hijo llamado, la generación eterna del Hijo. “Origen… fue el primero en proponer el concepto de la generación eterna. El Hijo es dicho ser eternamente engendrado por el Padre.” (Zodhiates, The Complete Word Study Dictionary– New Testament, page 364) [Zodhiates, El Diccionario del Estudio Completo de la Palabra-Nuevo Testamento, pagina 364] La teoría de la generación eterna mantuvo que Cristo no es un Hijo real, como nosotros pensaríamos de un hijo, sino una persona misteriosa quien continuamente esta en el proceso de ser engendrado por Dios.

Una publicación Católica tiene esto que decir acerca de la generación eterna: “La creencia Cristiana es que el Cristo de la historia es el Hijo de Dios, eternamente engendrado por una acción incesable del Padre…” (Dinos acerca de Dios… ¿Quien es El?, pagina 30, por los Caballeros de Colon) Esta idea enseña que Cristo ha estado en el proceso de ser engendrado en el pasado, continúa siendo engendrado, y continuara siendo engendrado por siempre en el futuro, en alguna forma misteriosa.

La teoría de la generación eterna, originada por Origen, no fue ampliamente aceptada en el comienzo, pasaron casi cien años antes que sus puntos de vista de la generación eterna fuesen considerados como verdad por aun una minoría. Su concepto de la generación eterna paso bajo algunos cambios y fue aceptada como verdad en el credo formulado en el Concilio de Nicea en el 325 AD pero, aun entonces, no fue sostenido por la mayoría de Cristianos, sin embargo la mayoría de los cardenales en el Concilio firmaron el credo bajo el temor de castigo por el Emperador Constantino. La nueva idea de que Cristo no era un Hijo nacido surgió sobre las páginas de historia más tarde– mucho más tarde para ser consideradas parte de la religión de la Biblia. El Concilio de Nicea fue un punto giratorio en el concepto misterioso de la relación de Cristo como Hijo, porque fue allí donde este nuevo punto de vista ganó auge.

El Concilio de Nicea

En el 325 AD, 318 cardenales reunidos en la ciudad de Nicea para discutir si Cristo era literalmente engendrado o no. refiriéndose a este Concilio, y la controversia que lo rodeaba, un historiador escribió: “La controversia Ariana fue lideralmente llevada a cabo sobre la pregunta de la generación eterna del Hijo,” o en otras palabras, el significado del término “Hijo engendrado.” (Los Padres Nicenos y Pos Nicenos series segunda, Volumen 9, Capitulo 2, Introducción a San Hilario Poitiers)

La razón por la cual esta controversia es referida como la controversia Arriana es porque un presbiteriano de nombre Arius abiertamente desacordó con un sermón dado por el cardenal, Alexander, en el cual proclamó que el Padre y el Hijo son de la misma edad; que ninguno tiene un principio. Arius mantuvo que si el Hijo es realmente un Hijo El debió haber tenido un principio, sin embargo descuidadamente el se refirió a este principio como creación y dijo que Cristo era “engendrado o creado… de la nada.” (Arius as quoted in Alonzo T. Jones’ The Two Republics, page 333) [Arius citado por Alonzo T. Jones’ Las dos republicas, pagina 333] La controversia se esparció rápidamente con mucha gente escogiendo lados. La vasta mayoría aun aceptó las palabras de la Escritura que leen que Cristo era literalmente engendrado de Su Padre, teniendo un principio, no por creación de la nada, pero siendo engendrado de Su Padre. Por esto hubieron tres grupos en esta controversia: 1) aquellos quienes creyeron que Cristo tuvo un principio por ser literalmente engendrado de Su Padre, 2) aquellos quienes creyeron que Cristo tuvo un principio por ser creado de la nada, 3) aquellos quienes creyeron que Cristo no tuvo principio en lo absoluto, siendo de la misma edad como Dios, el Padre. En realidad, la controversia Arriana era entre dos puntos de vista extremos de Cristo, ninguno de los cuales es enseñado en las Escrituras. De acuerdo a la Biblia, Cristo no fue creado de la nada ni es sin principio pero, si fue engendrado “en la imagen expresa” de Su Padre antes que cualquier cosa fuese creada. (Hebreos 1:16; Colosenses 1:15, etc.)

Mientras esta controversia se intensificó, el Emperador Romano Constantino buscaba tener una iglesia Cristiana unida, entonces llamó para un concilio a ser sostenido en el 325 AD en la ciudad de Nicea. De este concilio, Philip Schaff escribió, “En referencia a la pregunta teológica el concilio estaba dividido en el comienzo en tres paneles. El Panel Ortodoxo… era en los primeros en la minoría… Los Arianos o Eusebianos enumeraron talvez veinte cardenales… La mayoría, de los cuales el órgano era el renombrado historiador Eusebio de Cesárea, tomo el terreno medio entre la derecha e izquierda…” (Philip Schaff, History of the Christian Church, volume 3, pages 627, 628) [Philip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, Volumen 3, paginas 627, 628]

Schaff se refiere a un grupo que llama “el panel ortodoxo.” El está refiriéndose al panel que mantuvo que Cristo es de la misma edad como Su Padre, sin tener un principio de ninguna clase. Schaff indica que este grupo era primero en la minoría. Ya que ese era el caso, ellos no eran, en ese tiempo, el panel ortodoxo, porque ‘ortodoxo’ significa, “Adherirse a lo que es comúnmente aceptado, como costumario o tradicional.” (The American Heritage Dictionary of the English Language) [Diccionario Heredad Americana del Lenguaje Ingles] Como lo veremos, el grupo al cual Schaff se refiere como el panel ortodoxo no se adhirió a lo que era comúnmente aceptado en ese tiempo. Ahora ese panel es llamado “el panel ortodoxo,” porque aquellos quienes creen como ellos lo hicieron son ahora la mayoría, pero en el tiempo del Concilio de Nicea, ellos definitivamente no eran el panel ortodoxo porque estaban en la minoría.

Al comenzar, el Concilio de Nicea el tal llamado “panel ortodoxo,” o aquellos que mantuvieron que Cristo no era literalmente engendrado del Padre, eran en la minoría (menos de 20), mientras el próximo grupo más grande (mas o menos 20) eran el grupo Arriano, quienes mantuvieron que Cristo era “engendrado, o creado… de la nada.” (Jones, loc.  Cit.) La vasta mayoría, siendo liderada por Eusebius de Cesárea (por lo menos 279), mantuvieron que Cristo era literalmente “engendrado… el primero y único renuevo de Dios.” (Eusebius’ Ecclesiastical History, page, 15) [Historia Eclesiástica de Eusebius’, pagina 15] Este grupo entremedio, liderado por Eusebius de Cesárea, represento las creencias de la larga mayoría de los cristianos antes del Concilio de Nicea, todo el tiempo atrás de Cristo y Sus apóstoles. Ellos eran ciertamente el panel ortodoxo de sus días, aun sin embargo, hasta ahora, ellos son llamados el grupo SemiArriano, como si ellos hubiesen surgido en algún tiempo después de la “herejía Arriana.” Pero las verdades de la historia demuestran que sus creencias estaban en existencia largo tiempo antes que Arius nació, y ellas eran en la vasta mayoría.

Cuando el líder del tal llamado grupo SemiArriano presentó una declaración de sus creencias, el reclamo que era “un credo que había estado largamente en uso antes que esta disputa surgiese. El declaró que esta confesión de fe era una de las cuales el había aprendido en su niñez, del cardenal de Cesárea, y una de las cuales el aceptó en su bautismo, y la cual había enseñado durante toda su carrera entera, ambas como un presbiteriano y como un cardenal.” (The Two Republics, by Alonzo T. Jones, paginas 347, 348) [Las dos Republicas, por Alonzo T. Jones, paginas 347, 348]

Este grupo, liderado por Eusebius de Cesárea, es una vergüenza hacia los Trinitarios porque consistió la vasta mayoría del concilio y ellos mantuvieron que Cristo era ciertamente engendrado del Padre, en vez de creado o eternamente generado. Por eso, muchos historiadores Trinitarios completamente ignoran este grupo como si no existiera, y cuando es mencionado es llamado el grupo SemiArriano, como si fuera un grupo que vino después y salio de la, “herejía Ariana.” Sin embargo, las verdades revelan que la creencia que es llamada SemiArrianismo existió largo tiempo antes que Arius nació.

Como evidencia de la negación ampliamente esparcida de este grupo de en medio, nótese lo que un historiador tiene para decir:

“Los antepasados y los historiadores Católico Romanos… generalmente asumen únicamente dos paneles, una mayoría ortodoxa y una minoría herética. Pero la posición de Eusebius de Cesárea, el carácter de su confesión, y la subsecuente historia de la controversia, prueban la existencia de un panel entre medio SemiArriano. Athanasius, también, quien usualmente pone todas las sombras de oponentes juntos, acusa repetidamente a Eusebius de Cesárea y a otros de insinceridad en sus subscripción del credo Niceno, y aun estos no eran propiamente Arrianos, sino SemiArrianos.” (Philip Schaff, History of the Christian Church, volume 3, footnote on page 627) [Philip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, Volumen 3, nota final en la pagina 627]

Por medio del poder y la influencia del Emperador Romano, Constantino, la minoría “panel ortodoxo” fue exitoso en compelir a todos a firmar su credo o ser desvanecidos. Así el nuevo punto de vista de que Cristo no era literalmente engendrado del Padre surgió y fue aceptado como verdad en el 325 AD en el Concilio de Nicea. Corto tiempo después de este concilio, un asombrante Cristiano escribió:

“Nosotros nunca hemos escuchado, mi Señor, de dos seres no engendrados, ni de uno dividido en dos; ni hemos aprendido o creído que El pudiese sufrir alguna cosa corporal, pero que hay uno que no es engendrado, y otro ciertamente de El,… Nosotros no creemos únicamente que el origen [del Hijo] no puede ser explicado en palabras, sino que tampoco puede ser comprendido,…” (Carta escrita por Eusebius de Nicomedia encontrado en un concepto Histórico del Concilio de Nicea, por Isaac Boyle, pagina 41. Este libro fue incluido en Baker Book House’s Edition de la Historia Eclesiástica de Eusebius’.)

“La Relación de Cristo como Hijo” viene a ser Ortodoxa.

Después del Concilio de Nicea los Arrianos y SemiArrianos se unieron en la lucha en contra de la doctrina Nicena. Aun cuando la doctrina Nicena adquirida por medio de amenaza de desvanecimiento, un voto favorable en el Concilio de Nicea, no fue la creencia mas comúnmente sostenida entre los Cristianos, y podía solamente ser considerada la creencia Ortodoxa porque había sido votado en concilio. Para que algo sea Ortodoxo deberá ser el punto de vista comúnmente sostenido por la mayoría. Sin embargo, este no fue el caso inmediatamente precediendo al Concilio de Nicea. En oposición a la doctrina Nicena, por muchos años después del Concilio de Nicea la mayoría de Cristianos creía que Cristo era en verdad un Hijo nacido de Dios. En realidad, 34 años después del Concilio de Nicea este punto de vista vino a ser la enseñanza oficial de la Iglesia Católica en el Concilio de Rimini en el 359 AD. Los Arrianos y Semi-Arrianos ilustraron un credo sobre el cual todos ellos pudiesen acordar. El Credo de Rimini decía que Cristo “fue engendrado del Padre sin cambio antes de todo los tiempos.” Los Arrianos aceptaron el credo por que estaban cómodos por declarar que Cristo era engendrado, y los SemiArrianos lo aceptaron por que no mencionaba que Cristo era creado. Si el numero de obispos en concilio quienes deciden en una doctrina indica ortodoxia, este credo fue aun mas ortodoxo que el Niceno o los credos de Constantinopla por que habían mas de 400 obispos en atendencia en el Concilio de Rimini, comparado con los 318 que atendieron al Concilio de Nicea y los 150 atendientes al Concilio de Constantinopla en el 381 AD, donde la doctrina de la Trinidad fue aceptada como verdad.

El Concilio de Rimini es tan embarazoso a los Trinitarios ya que muchos historiadores completamente ignoran este concilio ecuménico. Philip Schaff dice, “Los primeros dos concilios ecuménicos” fueron “Nicea [325 AD] y Constantinopla [381 AD].” (Philip Schaff, History of the Christian Church, volume 3, page 618) [Philip Schaff, Historia de la Iglesia Cristiana, volumen 3, pagina 618]

Para aquellos quienes consideran concilios ecuménicos como autoritativos para determinar doctrina, no hay razón legítima para ignorar el Concilio de Rimini, y la única razón por lo que es ignorado es por que sus conclusiones desacuerdan con las doctrinas elegidas de aquellos quienes lo ignoran.

(Para un estudio más abarcante en el Concilio de Nicea y los eventos que siguieron, por favor contáctenos y requerir el libro titulado, La Formulación de la Doctrina de la Trinidad.)

Generación Eterna

La aceptación de la doctrina de la generación eterna por la Iglesia Católica fue un intento a reconciliar las declaraciones sencillas de la Biblia que declaran que Jesucristo es “el único Hijo engendrado de Dios” (Juan 3:18), con el nuevo concepto que El no tenía un origen. Esta doctrina declara que Cristo está ahora, siempre ha estado, y siempre estará, en un proceso de ser engendrado por su Padre en algún proceso de engendro eterno que nunca comenzó y nunca terminará. Esto es una redefinición de la palabra “engendrado” para hacerla tener algún significado espiritualista incomprensible. La Biblia dice que Cristo “procedió de [tiempo pasado] y vino de Dios.” (Juan 8:42) Cristo no está procediendo (tiempo presente), sino El procedió (tiempo pasado), de su Padre. El Espíritu Santo es dicho estar procediendo del Padre. (Juan 15:26) Este no es un proceso de engendro, sino que, el Espíritu emana continuamente de su fuente, el Padre, por que es su Espíritu. Hay una gran diferencia entre procedió y procediendo, aun así la Iglesia Católica acepto la teoría que Cristo siempre estará en proceso de ser engendrado de su Padre. Tan ridículo como esto suena, es la enseñanza oficial de la Iglesia Católica y es aceptada sorprendentemente por un número de teólogos Protestantes.

La verdad es esta, las personas quienes formularon estas teorías no las encontraron en la Biblia, pero las inventaron para añadirle, y buscan hacer sentido de la cadena de mentiras que comenzó con el nuevo punto de vista que Cristo era de la misma edad que su Padre y no verdaderamente el Hijo engendrado de Dios. Una vez esta falsa teoría es aceptada como verdad, uno es compelido a continuar inventando nuevas mentiras en un intento para armonizar las primeras mentiras que fueron aceptadas como verdad. Así, el sistema Católico Romano es verdaderamente el resultado de una mentira, inventada y puesta sobre otra mentira, hasta que el producto final es tan lejanamente removido de la verdad de la Biblia que difícilmente puede ser reconocida como teniendo algún origen allí.

El Fundamento del Hombre de Pecado

En la pagina 11 del libro, Handbook for Today’s Catholic, [Manual para el Católico de Hoy] la Iglesia Católica Romana admite, “El misterio de la Trinidad es la doctrina central de la fe Católica. Sobre la cual están basadas todas las otras enseñanzas de la Iglesia.”

Para ser aun mas preciso, la Iglesia Católica es fundada sobre la falsa teoría que Cristo no es verdaderamente el Hijo engendrado de Dios, por que es esta teoría la que pavimentó el camino para la formulación de la doctrina de la Trinidad, y es esta teoría sobre la cual la Trinidad esta basada.

“En la formación de la doctrina de la Trinidad, el concepto de la generación eterna del Hijo fue uno de los factores esenciales y mayores… La doctrina de la Trinidad fue discutida, moldeada, y confesada alrededor del concepto de la generación eterna.” (A History of the Doctrine of Eternal Generation of the Son and its Significance in the Trinitarianism, [Una Historia de la Generación Eterna del Hijo y su Significancia en el Trinitarianismo] por Jung S. Rhee, Dr. De Teología y Profesor Asociado de Teología Sistemática, en el Seminario Teológico Fuller multidenominaciónal, Pasadena, California. Este documento puede ser encontrado en la Internet en http://jsrhee.hihome.com/thesis1.htm.)

El Concilio de Nicea, en el 325 AD, decía nada acerca de tres personas en un Dios pero, en vez, debatieron sobre, y concluyeron, que Cristo no es verdaderamente el Hijo engendrado de Dios, sino en vez de eso, una “persona” misteriosa quien es de una substancia, o ser, con Dios; quien es continuamente engendrado de el Padre. No fue sino hasta 56 años mas tarde, en el Concilio de Constantinopla, que la idea de que Dios consistía de tres personas vino a ser la enseñanza oficial ortodoxa de la Iglesia Católica.

Al revisar la historia de la “generación eterna” no revela a los cristianos devotos profundamente estudiando la Biblia por más verdad, sino en vez, Satanás trayendo nuevas teorías dentro de la Cristiandad con el propósito de distorsionar nuestra forma de ver el amor de Dios insinuando que Cristo no es verdaderamente el Hijo de Dios. El [Satanás] ha sido tan victorioso en su trabajo engañoso que casi todas las enseñanzas oficiales de las iglesias Católicas e iglesias Protestantes rechazan a Cristo como el Hijo literal engendrado de Dios.

“Engendrado” Borrado de las mas Nuevas Traducciones

Satanás esta tan dedicado a erradicar la verdad maravillosa de que Dios realmente dio a su único Hijo engendrado, a convencido a los traductores de la mayoría de las nuevas traducciones, incluyendo las NIV, RSV, NASB (Edición 1995), NLT, etc., a borrar la palabra engendrado de Juan 3:16. ¡Revíselo por usted mismo!

Los traductores de la Biblia excusan este acto de borrar por su supuesto descubrimiento que la palabra Griega μονογενής (mono genes), que fue traducida “único engendrado,” en realidad significa “único” o “uno de una clase” y no tiene nada que ver con engendrado. Esta teoría se cae rápidamente cuando estudiamos la Biblia e historia. En todos los nueve lugares donde mono genes es utilizada en el Nuevo Testamento, siempre se refiere a niños nacidos. Y la gente que vivió durante el tiempo en que el Nuevo Testamento fue escrito, juntamente con los escritores de iglesia de antaño, también comprendieron que mono genes se refería a engendrado, niños (nacidos).

La teoría de la “generación eterna” esta específicamente designada a arrasar con Cristo como el Hijo literal, mientras busca armonizar las declaraciones de la Biblia que Cristo es el “Hijo engendrado de Dios.” Si Origen y los concilios Católicos de antaño entendieron que mono genes no tiene referencia con  engendrado, ellos hubiesen usado este argumento en su intento a descartar a Cristo como Hijo, en ves de inventar y aceptar la teoría confusa de la “generación eterna.”

Mono genes es una palabra compuesta tomada de las dos palabras griegas μόνος (mono) y γένος (genes). Mono significa “único” y genes significa “nacido.” Si cualquiera de los escritores griegos deseó enviar la idea de “único” o “uno de una clase,” no hubiesen usado mono genes, sino meramente monos o μόνον (monon). Esto no seria cierto si en realidad mono genes significara “único.” Si es así, encontraríamos personas usándola para “única ciudad”, o “única casa,” etc., pero nunca encontramos tal uso en el Nuevo Testamento. Aún hoy, aquellos que usan griego como su lenguaje principal nunca usarían mono genes para significar “único” por que conocen que solamente se refiere a hijos nacidos.

En años recientes ciertos teólogos han intentado definir mono genes para significar “único” o “uno de una clase.” ¡Aún así, esto no puede ser aceptado! Si mono genes significo “único engendrado” en el tiempo en que la Biblia fue escrita, ¿Quién tiene el derecho de definirla casi 2000 años mas tarde y poner un significado en la palabra que nunca fue pensado ni fue intentado por los escritores Bíblicos?

Hoy, muchos Cristianos han descartado completamente la idea de Cristo ser el Hijo engendrado de Dios. Como un ejemplo, leamos lo que un prominente comentario Bíblico tiene que decir acerca de esto. “Cristo como Hijo no es en un sentido propio una relación de nacimiento hacia el Padre, como algunos, de otra forma suena divino, concebir de esto.” (Comentario Jamieson, Fausset & Brown en Romanos 1:4)

Me entristeció pensar que Satanás ha sido tan victorioso en remover a Cristo como el Hijo de Dios de las mentes de muchos cristianos. Esto no debería de ser. Encuentro irónico que un libro como el que usted esta leyendo es requerido para ayudar a los Cristianos entender que Jesús verdaderamente es el Hijo de Dios. Esto debería de ser un conocimiento común entre los cristianos, por que es el fundamento de la iglesia de Cristo.

 Roca Sólida o Arena Movediza

Jesús dijo que construiría su iglesia en la verdad que El es “el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” (Ver Mateo 16:1318.) La Iglesia Católica se ha unido a si misma con dos bienreconocidas religiones en el mundo, los Judíos y los Musulmanes, para proclamar que Jesús no es verdaderamente el Hijo de Dios. La Iglesia Católica dice que han construido su iglesia en la doctrina de la Trinidad, la cual fue fundada sobre la idea que Cristo no es literalmente el Hijo de Dios. Hay dos iglesias, con dos fundamentos–una fundada en la verdad que Cristo es el Hijo literal de Dios, y la otra fundada en la mentira que El no es el Hijo literal de Dios. Satanás tiene un plan en esto. El sabe que si puede remover el conocimiento de Cristo siendo el Hijo de Dios, habrá victoriosamente removido el poder que puede transformar al pecador y traer victoria continua al cristiano.

Juan declaro, “¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 de Juan 5:5) Mi hermandad, permitámonos diligentemente considerar las declaraciones Bíblicas concerniente al Hijo de Dios, y rechazar aceptar enseñanzas las cuales no están fundadas sobre la Escritura. Pablo temió que los cristianos serian engañados a recibir otro Jesús, uno que no es el Hijo de Dios. “Mas temo que como la serpiente engaño á Eva con su astucia, sean corrompidos así vuestros sentidos en alguna manera, de la simplicidad que es en Cristo. Porque si el que viene, predicare otro Jesús que el que hemos predicado, ó recibiereis otro espíritu del que habéis recibido, ú otro evangelio del que habéis aceptado, lo sufrierais bien. [O mantenerte erecto y firme por ti mismo—Thayer’s Lexicon].” (2 de Corintios 11:3,4)

Pablo nos exhortó a no aceptar otro Jesús, u otro evangelio, porque sabía que habría hombres quienes vendrían y tratarían de convencernos a aceptar otro Jesús que de aquel quien es enseñado en las Escrituras. Mis amigos, las preocupaciones de Pablo han sido cumplidas por medio de las enseñanzas que Jesús no es el Hijo de Dios. La doctrina de la Trinidad reclama que el Hijo de Dios no es realmente el Hijo de Dios, sino que es simplemente un tipo de persona generada misteriosamente y eternamente. Esta idea niega la relación de Padre e Hijo, la cual es tan vital para nuestra experiencia Cristiana. “¿Quién es mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este tal es anticristo, que niega al Padre y al Hijo. (1 de Juan 2:22)

El surgimiento de la doctrina de la Trinidad fue predicha en la Biblia muchos años antes del Concilio de Nicea. Hablando del surgimiento del papado, el ángel Gabriel dijo a Daniel, “Y el rey hará á su voluntad; y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios: y contra el Dios de los dioses hablará maravillas, y será prosperado, hasta que sea consumada la ira: porque hecha está determinación. Y del Dios de sus padres no se cuidará, ni del amor de las mujeres: ni se cuidará de dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá. (Daniel 11:36,37)

Esta descripción del papado es casi idéntica a la descripción de Pablo en 2 de Tesalonicenses 2:3,4. Noten que Gabriel dijo que cuando el papado viniese al poder descuidará al Dios de sus padres. En otras palabras al Dios de Abraham, Isaac, y Jacobo, el Dios de Pedro, Pablo, y de los otros apóstoles, seria descuidado por el papado. Gabriel continuó, “Mas honrará en su lugar al dios Mauzim, dios que sus padres no conocieron: honrarálo con oro, y plata, y piedras preciosas, y con cosas de gran precio. Y con el dios ajeno que conocerá, hará á los baluartes de Mauzim crecer en gloria: y harálos enseñorear sobre muchos, y por interés repartirá la tierra.” (Daniel 11: 38,39)

Justamente como profetizado en la Biblia, cuando el papado vino al poder, el “Dios de [sus] padres” fue descuidado y un “dios extraño” emergió a quien sus “padres no conocieron.” Esta profecía fue cumplida al pie de la letra cuando Satanás inspiró al papado a inventar y adoptar la doctrina de la Trinidad en el cuarto siglo.

Como lo veremos, el dios falso de Satanás incluye, inherente en el tal, una negación de la muerte de Cristo. Esto, junto con la negación de Cristo como Hijo, efectivamente remueve de sus adherentes cualquier vista clara del amor de Dios, haciéndola la obra maestra engañosa de Satanás. Con mucha razón el ejerce todo su poder e influencia para preservar, promover y proteger esta doctrina y continuamente inventar nuevos ángulos que suplen el mismo resultado, para devorar a muchos como sea posible antes que su tiempo termine. Podemos observar a las religiones principales en el mundo y ver que todas ellas niegan a Cristo como Hijo, la muerte de Jesús, o ambas. Las religiones Judías y paganas rechazan a Cristo completamente, la religión Musulmana cree que Cristo es un profeta noble y bueno, pero nada mas que un hombre, y ciertamente no el Hijo de Dios. La religión Católica reclama que Cristo es una persona misteriosa continuamente generando del Padre, y no literalmente el Hijo de Dios, y la mayoría de las religiones protestantes siguen en el mismo camino o creen que Cristo es un Hijo solamente por proclamación, por un papel de juego, o por ser engendrado por medio de María en Belén.

Gracias a Dios que esta llamando su pueblo en retorno a la verdad simple de la Biblia para que podamos apreciar su amor en dar a su único Hijo engendrado a morir por nuestros pecados.

Hijo mío, si tomares mis palabras, y mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia; Si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, y la escudriñares como a tesoros; Entonces entenderás el temor de Jehová, y hallarás el conocimiento de Dios. (Proverbios 2: 1- 5)

Capitulo 4: Una Examinación de Algunos Puntos de Vista Más Populares Acerca de Dios

      “¿Cree usted en la Trinidad?” es una de las interrogantes mas común, preguntada para determinar la ortodoxia dentro de la Cristiandad. Aun, cuando esta pregunta es realmente entendida, usted podría ser sorprendido a su respuesta. Mucha gente piensa que si una persona cree en el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo, entonces cree en la Trinidad, pero hay muchas personas quienes creen en el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo las cuales no creen en la Trinidad, aun cuando algunos piensan que si ellos creen. Hay mucho más hacia la Trinidad que simplemente creer en el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo.

La mayoría de los cristianos hoy en el mundo reclaman creer en la Trinidad, aun cuando la mayoría admite que no pueden entenderla. Con esta confusión desplegada en relación con esta doctrina, no es de sorprenderse que entre los Trinitarios haya muchos diferentes puntos de vista  acerca de Dios. Mucha de esta confusión resulta de la ignorancia relativa de lo que la doctrina Trinitaria es en realidad. Muchos pastores y lideres de iglesia rehúsan predicar en este tópico por que dicen que ellos mismos no pueden entenderlo y por esa razón se sienten incapaces de explicar sobre el a otros. La confusión en relación con este tema es marcada por las muchas veces repetido dicho que la Trinidad es un misterio mas allá de nuestro entendímiento, y no debería ser investigado. Esto ha causado que mucha gente ignore el tópico de conocer a Dios, y conformarse con algún misterio desconocido en su lugar.

Por experiencia propia, he sido testigo de alguna de la confusión en este tema. He conocido varias personas quienes rápidamente reclaman creer en la Trinidad pero por medio de investigación, he encontrado que en realidad no creen en la Trinidad. Aun más sorprendente, hay algunos, aun ministros, quienes abiertamente denuncian la doctrina de la Trinidad, pero la doctrina que promueven es en realidad la Trinidad misma, o alguna variación muy cercana de ella, aun cuando desean llamarla por otro nombre, tales como “Deidad.” Usted puede llamarle a un pollo perro todo cuanto usted quiera, pero nunca cambiara la verdad que el pollo continua siendo un pollo.

Por la confusión que la gente tiene acerca de Dios, y las implicaciones que esto puede tener sobre el evangelio, nos gustaría examinar algunos de los puntos de vista más populares acerca de Dios y compararlos con las Escrituras. Con esta información usted estará preparadamente habilitado para identificar la doctrina de la Trinidad así también como otros conceptos acerca de Dios que son algunas veces llamados por ese nombre, sin importar lo que los propagadores de esas doctrinas deseen llamarlas y que palabras usen para describirlas.

Oro para que después de leer este estudio usted estará preparado para aceptar la verdad de la Escritura y rechazar todas las teorías acerca de Dios hechas por hombres. También oro que usted “estará siempre preparado para dar una respuesta a cada hombre que os pregunte una razón” de lo que usted cree. (1 de Pedro 3:15)

Las cuatro enseñanzas principales acerca de Dios que existen entre los cristianos son Trinitarianismo, Modalismo (también llamado “Jesús solamente”), Unitarianismo, y Triteïsmo. Mientras veamos los detalles de estas enseñanzas falsas acerca de Dios, mantenga en mente que cada una esta calculada a negar a Cristo como el Hijo literal y su completa muerte divina en la cruz, dejándonos nada más que con un sacrificio humano por los pecados, y no una concepción real del amor de Dios.

El Concepto Católico Oficial 

     Los principales puntos oficiales del concepto Católico acerca de Dios, también conocido como la Trinidad ortodoxa,” son aceptados por la mayoría de las denominaciones protestantes con una pequeña variación. Este es el único concepto que puede ciertamente ser llamado “la Trinidad” ya que ellos fueron los primeros en haber definido esta doctrina. En la pagina 11 del libro, Handbook for Today’s Catholic [Manual para el Católico de Hoy], leemos, “El misterio de la Trinidad es la doctrina central de la fe Católica. Sobre ella están basadas todas las otras enseñanzas de la Iglesia…

“La Iglesia estudió este misterio con gran cuidado y después de cuatro décadas de clarificación, decidió establecer la doctrina en esta manera: en la unidad de la deidad hay tres personas,–el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo…”

La enseñanza fundamental de la Trinidad ortodoxa es la idea que hay tres personas distintas en un ser (una substancia), llamado Dios. Usted notara que con el uso de estas palabras “persona” y “ser” ellos no pueden significar la misma cosa, por que toma tres “personas” para formar a este ser. Es muy importante entender esta distinción para comprender los diferentes conceptos de Dios. Un ser es todo lo que comprime un individuo–el espíritu, alma, mente, conciencia, voluntad y cuerpo. Persona, por otro lado, puede tener varios diferentes significados en círculos teológicos, los cuales discutiremos en más detalle mas tarde en este estudio.

Para ayudar a definir la Trinidad ortodoxa, citaré del Credo de Atanasio, el cual es aceptado como verdad por la Iglesia Católica y la mayoría de las Iglesias Protestantes. (Ver. Philip Schaff’s History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], volumen 3, sección 132, pagina 696.) El autor del Credo de Atanasio es desconocido, pero porciones del tal parecen haber sido tomados de los escritos de Agustino. El Credo de Atanasio dice en parte:

El Credo de Atanasio

  1. Quien sea que será salvo, antes que todas las cosas es necesario que sostenga la fe católica;
  2. Cual fe excepto cada uno mantenga completa y limpia, sin duda el tal muera para siempre.
  3. Pero esta es la fe católica: Que nosotros adoramos un Dios en Trinidad y una Trinidad en unidad;
  4. Ni confundiendo las personas; tampoco dividiendo la sustancia.
  5. Por que hay una persona del Padre: otra del Hijo: y otra del espíritu Santo.
  6. Pero la deidad del Padre, y del Hijo, y del espíritu Santo es toda una: la gloria igual, la majestad coeterna…
  7. Así el Padre es Dios: el Hijo es Dios: y el espíritu Santo es Dios;
  8. Sin embargo no hay tres Dioses; sino un Dios…
  9. Por que así como somos compelidos por la veracidad Cristiana a reconocer cada persona por si misma el ser Dios y Señor
  10. Así también somos prohibidos por la religión Católica a decir, hay tres Dioses, o tres Señores…
  11. Y en esta Trinidad ninguna es antes o después de la otra: ninguna es mayor o menor que otra.
  12. Pero las tres personas completas son juntamente coeternas, y coiguales.
  13. Así que en todas las cosas, predichas, la unidad en la Trinidad, y la Trinidad en unidad es para ser adorada.
  14. Aquel que por ende será salvo, deberá así pensar de la Trinidad.

(El Credo de Atanasio citado en el Philip Schaff’s History of the Christian Church, [Historia de la Iglesia Cristiana] volumen 3, sección 132, paginas 690693)

La Trinidad Ortodoxa

     La Trinidad ortodoxa enseña que hay un ser llamado Dios quien es compuesto por tres personas. Cada una de estas personas son dichas ser personas distintas, concientes de si mismas quienes son de la misma edad (“ninguna es antes o después de la otra”), y son dichas ser exactamente iguales en rango y poder (“ninguna es mayor o menor que otra”). Sin embargo, la definición va mas profundo que esto por que de acuerdo a la Trinidad ortodoxa, las tres personas no son realmente personas como pensaríamos de una persona. Normalmente pensaríamos de una persona como un ser individual, pero esto no es el significado en el uso de la palabra “persona” en la Trinidad ortodoxa. Los propagadores de esta doctrina dicen la palabra “persona,” cuando es aplicada a Dios, realmente es inadecuada por que no hay otra idea que pueda ser expresada por la palabra “persona” que sea similar a la idea que es significada cuando es aplicada a Dios. Esto es el por que la mayoría de los teólogos prefieren el termino hipótesis a cambio de persona por que es una palabra que se refiere al concepto teológico de persona que es entre medio simplemente personalidad y un ser individual. Este concepto es explicado en la siguiente manera:

“La doctrina de una subsistencia en la sustancia de la Deidad trae a vista unas especies de existencia que es tan desnivelada y única, que la mente humana deriva poca o no se ayuda de esas analogías las cuales le asisten en todo otros casos. La hipótesis es una subsistencia real,–una forma sólida esencial de existencia, y no una simple emanación, o energía, o manifestación,– pero siendo intermediaria entre la sustancia y atributos. No es idéntica con la sustancia, porque no hay tres sustancias [o seres]. No es idéntica con atributos, porque las tres personas cada una e igualmente poseen todos los atributos divinos… de la mente humana es llamado a tomar la noción de una especie de existencia que es totalmente sui generis [única], y no es capaz de ilustración por ninguna de las analogías y comparaciones ordinarias.” (Dr. Shedd, History of Christian Doctrine [Historia de la Doctrina Cristiana], volumen i. pagina 365, Como es citado en Philip Schaff’s History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], volumen 3, sección 130, paginas 676, 677)

Este extraño concepto de Dios es tan difícil de entender que aun Atanasio no lo entendió. Atanasio fue uno de los primeros y muy influencial propagador de la Trinidad, y “francamente confesó, que siempre que forzaba su entendimiento a meditar en la divinidad del Logos, sus laboriosos e infructuosos esfuerzos se retrajeron a si mismo; que entre mas pensó, menos lo comprendió; y entre más escribió, menos capaz fue de expresar sus pensamientos.” (Gibbon, The Decline and Fall of the Roman Empire [La Decadencia y Caída del Imperio Romano], volumen 2, Capitulo 21, pagina 223, párrafo 1)

Otro hombre quien tuvo un alto grado de influencia en formular la doctrina de la Trinidad fue Agustín. Fue el escritor de iglesia más influencial para definir la Trinidad, y es muy respetado como autoridad entre los Trinitarios. Philip Schaff escribió de el, “De todos los padres, después de Atanasio, Agustín obro el mayor servicio para este dogma [la Trinidad].” (Philip Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], volumen 3, Sección 131, pagina 684)

Aun Agustín fue deshabilitado a definir la Trinidad. El dijo, “Si somos pedidos a definir la Trinidad, solamente podemos decir, no es esto ni aquello.” (Agustín, como es citado en Philip Schaff’s History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], volumen 3, Sección 130, pagina 672)

Atanasio y Agustín, los dos hombres quienes hicieron más para formular la doctrina de la Trinidad que cualquier otro, admitieron que no la entendieron y no pudieron definirla.

La Trinidad Ortodoxa Ilustrada

       Una forma que es algunas veces utilizada para ilustrar el concepto Trinitario ortodoxo de Dios es el de dibujar una imagen de una cabeza con tres rostros como la de abajo la cual en realidad fue dibujada por un Trinitario.

La Trinidad Ortodoxa

trinidad ortodoxa

Un Dios quien consiste de tres personas (hipótesis) unidas en un ser

La Trinidad ortodoxa es la enseñanza oficial Católica de que el un solo Dios de la Biblia es un ser compuesto de tres hipótesis concientes de si mismas. Como se ha notado, hipótesis es la palabra griega usada por los Trinitarios Ortodoxos para describir una supuesta especie de existencia única a la Trinidad que es entre medio atributos y un ser y no puede ser definida mas allá que decir no es atributos, y no es un ser.

Este concepto de Dios, tan confuso como lo es, es el concepto más comúnmente aceptado entre los cristianos.

La Trinidad ortodoxa niega la muerte literal de Cristo y lo niega literalmente como Hijo, porque es reclamado que el Hijo divino de Dios es parte de Dios y por eso no puede ser separado de El en la muerte porque Dios no puede morir. Nótese las palabras de Agustín, uno de los grandes proponentes de la Trinidad:

“Ningún hombre muerto puede levantarse a si mismo. Solamente El [Cristo] era habilitado a levantarse a si mismo, quien pensó que su cuerpo  estaba muerto, no lo estaba. Porque levantó al que estaba muerto. El se levantó a si mismo, quien en si mismo estaba vivo, pero en su cuerpo que era para ser levantado estaba muerto. Porque no solamente el Padre, de quien fue dicho por el Apóstol, “Por lo cual Dios también le exaltó,’ levantó al Hijo, pero el Señor también se levanto a si mismo, esto es, Su cuerpo.” (Nicene & Post- Nicene Fathers [Padres Nicenos y Pos- Nicenos], series 1, volumen 6, pagina 656, St. Augustine, “Sermons on Selected Lessons of the New Testament” “Sermones en Lecciones Seleccionadas del Nuevo Testamento”)

Es cierto que un hombre muerto no puede levantarse a si mismo de los muertos. Es también cierto de que Cristo murió. El divino, Jesucristo glorificado dijo, “Yo… estuve muerto.” (Apocalipsis 1: 18) Ya que Cristo estuvo ciertamente muerto, entonces no podía haberse levantado a si mismo. La Biblia no enseña que Cristo se levantó a sí mismo de los muertos. Al contrario, dice por lo menos treinta veces que el Padre le levantó de los muertos. Por ejemplo, Gálatas 1:1 dice, “PABLO, apóstol, (no de los hombres ni por hombre, mas por Jesucristo y por Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos.)”

Encuentro la conclusión de Agustín que Cristo “no estaba muerto” el estar contraria a la razón y a la Escritura, injuriosa al poder del evangelio, y repulsiva a las necesidades de mi alma. Mas aún, esta es la conclusión lógica que deberá ser alcanzada si creemos que Cristo es una parte del ser de Dios, el Padre. Los creyentes en esta doctrina son abandonados con la conclusión que la muerte de Cristo fue nada más que la muerte de un humano que había sido temporalmente lleno con la “segunda persona” de la Trinidad. No importando que tan exaltado el Hijo preexistente fuera; no importando que tan glorioso, que tan poderoso, o aun eterno; si solamente la humanidad murió, el sacrificio fue únicamente humano. Sin creer que Cristo murió, ¿como puede alguien apreciar el amor de Dios en dar a Su Hijo para morir por nuestros pecados?

La doctrina de la Trinidad ortodoxa niega la relación de Cristo como Hijo, porque si Cristo, el Hijo de Dios, fue algún tipo de proyección del un Dios y parte del ser de Dios, entonces no podría apropiadamente ser llamado un Hijo del Padre. Esta verdad fue demostrada por la aceptación de la doctrina Católica de la “generación eterna,” la cual fue discutida en el capitulo previo.

Modalismo (“Jesús solamente”)

Modalismo, también llamado “Jesús solamente,” es la idea que Dios es una persona quien opera en tres diferentes modos. Por favor nótese el punto número cuatro del credo de Atanasio. Este tiene referencia específica al Modalismo y Triteïsmo. Este dice, “Ni confundiendo las personas [Modalismo]; tampoco dividiendo la sustancia [Triteïsmo].” De acuerdo al Trinitarianismo ortodoxo, el Modalismo confundió las tres personas dentro de una persona, reclamando que Dios es una persona quien se manifestó a si mismo en tres diferentes modos en tres diferentes épocas. Esta idea es algunas veces llamada Sabelianismo porque un hombre con el nombre de Sabelio es acreditado como uno quien inventó esta teoría. Esto es lo que el Dr. Philip Schaff tenía para decir con respecto a esta teoría:

“Su [de Sabelio] pensamiento fundamental es, que la unidad de Dios, sin distinción en si misma, se desenvuelve o se extiende de si misma en el curso del desarrollo del mundo en tres diferentes formas y periodos de revelación y después del cumplimiento de la redención, retorna dentro a la unidad. El Padre se revela a si mismo en la dadiva de la ley o la economía del Antiguo Testamento (no también en la creación, la cual en su concepto precede la revelación trinitaria); el Hijo, en la encarnación; el espíritu Santo, en inspiración. La revelación del Hijo termina con la ascensión; la revelación del espíritu es constante en regeneración y santificación.” (Philip Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], volumen 2, seccion 152, pagina 582)

Esta idea, de acuerdo a los Trinitarios ortodoxos, confunde las tres personas de la Trinidad dentro de una persona quien actúa en diferentes modos en diferentes épocas­­­– en el Viejo Testamento actúa como el Padre, durante los tiempos del evangelio como un Hijo, y hoy como el espíritu Santo. Esta idea es llamada por varios nombres, incluyendo, Modalismo, Jesús solamente, y sabelianismo.

Modalismo Ilustrado

Una forma de ilustrar el Modalismo seria el de dibujar un círculo:

Modalismo

modalismo

Un Dios quien es una persona con tres modos o personalidades consecutivas

Modalismo es la idea que hay un Dios, quien es un ser que se manifiesta a si mismo en tres diferentes modos en diferentes tiempos, así que el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo no son realmente tres personas, pero son sencillamente tres manifestaciones de la misma persona individual. Hay algunos que creen en Modalismo quienes reclaman que hay tres personas en Dios, pero para ellos la palabra persona significa “personalidad, característica, emanación, o manifestación” en vez de un ser o una hipótesis.

Con este concepto, no hay un Hijo de Dios real. El único concepto de un Hijo de Dios tendría que ser limitado a Dios revelando una manifestación de si mismo, pretendiendo ser Su propio Hijo, tal como supusieron ocurrió en la encarnación de Cristo. Esto viene a ser tan corto en presentar el amor de Dios en dar a su Hijo a morir por los pecadores. Adicionalmente, niega a Cristo como Hijo, esta teoría también reduce la muerte de Cristo a una de un simple humano, porque si Cristo fue solamente una manifestación del un Dios, entonces no podía morir, porque la Biblia dice que Dios no puede morir. (1 de Timoteo 6:16) Por ende con este concepto, el creyente es dejado con la idea que de tal manera amo Dios al mundo que ha venido a la tierra pretendiendo ser Su propio Hijo, y pretendió morir para revelar Su gran amor por nosotros. Con razón hay una falta de amor genuino para Dios en este mundo cuando el poder regenerador del amor de Dios, el corazón del evangelio, es removido del pueblo de Dios.

Unitarianismo

     El Unitarianismo es similar al Modalismo en que enseña que Dios es una persona individual, pero difiere en que el Unitarianismo no enseña que Dios tiene diferentes modos en los cuales se manifiesta a si mismo. La ilustración arriba de Modalismo puede ser aplicada al Unitarianismo también, excepto por la porción de la definición que dice, “tres modos o personalidades consecutivas,” porque reclaman que Dios solamente tiene una personalidad. En el Unitarianismo se creé que Jesús fue simplemente un hombre, un profeta dotado con el espíritu de Dios, en vez de un ser divino. También niega que Cristo muriera como un sustituto por los pecadores.

(Ver www.americanunitarian.org y el trabajo de William Channing’s titulado “Unitarian Christianity,” el cual puede ser encontrado en la Internet en: www.channingmc.org/unitarianchristianity.htm.)

Aquellos quienes se llaman a si mismo unitarianos generalmente se llaman a si mismo Cristianos pero irónicamente quizá, se sostienen a una enseñanza que es creída en la religión Musulmana, la cual es tan abiertamente opuesta a la Cristiandad.

El libro bendito Musulmán, el Corán, dice, “Jesucristo el hijo de María fue (no mas que) un apóstol de Allah, y su palabra, la cual confirió a María, y un espíritu procedente de El: por eso cree en Allah y Sus apóstoles. Di no ‘Trinidad’: desiste: será mejor para ti: porque Allah es un Dios: Gloria sea a El: (mas allá de exaltado es El) sobre tener un hijo.” (Corán 4:171)

Con este concepto Jesús podía enteramente morir, pero ya que reducen a Cristo a un simple hombre y niegan que la muerte de Cristo verdaderamente expío por nuestros pecados, ellos tienen menos que un sacrificio humano por los pecados; no tienen sacrificio en absoluto para expiar por los pecados, ya sea en la parte de Dios o Cristo. Este concepto, como los otros falsos conceptos que hemos examinado, elimina de sus adherentes cualquier concepto del amor de Dios en dar a Su Hijo a morir por sus pecados. No es de sorprenderse que el mundo Musulmán demuestre tal religión llena de frialdad y odio, cuando su dios nunca les ha revelado amor no egoísta. Es triste que algunos “Cristianos” se adhieran a este mismo concepto de Dios y de Jesús.

Triteïsmo

Tri teísmo es el concepto que el un Dios de la Biblia es en realidad compuesto de tres seres separados quienes son solamente llamados uno porque están perfectamente unidos en sus metas, planes y propósitos y trabajan juntos. En este concepto Dios no es un individuo, sino es en cambio un grupo de tres individuos o un comité.

Nuevamente, me gustaría referirle  al punto numero cuatro en el Credo de Atanasio. Este dice, “Ni confundiendo las personas; tampoco dividiendo la sustancia.” El término, “tampoco dividiendo la sustancia” tiene referencia directa a lo que es el término “Triteïsmo.” De acuerdo a los Trinitarios ortodoxos el Triteïsmo divide la sustancia de Dios dentro de tres seres separados, los cuales serian tres dioses, por esta razón es etiquetado Triteïsmo. Nótese la siguiente definición de la “Trinidad ortodoxa” en la cual la definición de Triteïsmo es traída.

“… el término persona [hipótesis] no deberá ser tomado aquí en el sentido corriente entre hombres, como si las tres personas fuesen tres individuos diferentes, o tres seres concientes de si mismo y actuando separadamente. La idea Trinitaria de personalidad cae a medias entre lo que es de una simple forma de manifestación, o una personificación, lo cual conduciría a Sabelianismo [también llamado Modalismo], y la idea de una personalidad humana limitada e independiente, lo cual resultaría en Triteïsmo. En otras palabras, evade la… Trinidad unitaria de una concepción de tres partes y aspecto de uno y del mismo ser, y la… Trinidad Triteïstica de tres seres distintos y separados.” (Philip Schaff, History of the Christian Church [Historia de la Iglesia Cristiana], volumen 3, sección 130, paginas 676, 677, énfasis suplido)

Nótese aquí que el Triteïsmo es definido como la idea que Dios existe en tres personas quienes son, “tres individuos diferentes, o tres seres concientes de si mismo y actuando separadamente.”

Triteïsmo ilustrado

     El Triteïsmo podría ser ilustrado dibujando tres círculos en la siguiente manera:

Triteïsmo

modalismo   modalismo   modalismo

Un Dios quien consiste de tres seres separados, quienes son llamados “uno” porque son uno en propósito y carácter

Triteïsmo es la idea que el un Dios de la Biblia no es un ser individual, sino en cambio un comité de tres seres separados quienes trabajan juntos en perfecta unidad, mientras que el Modalismo, por otra parte, es la idea que el un Dios de la Biblia es una persona quien se manifiesta a si mismo en tres diferentes maneras. La Trinidad ortodoxa busca encontrar un camino en medio entre estos dos extremos al inventar unas especies de existencia llamada hipótesis, la cual ni es una manifestación ni tampoco un ser individual.

Con el concepto del Triteïsmo, no puede haber un Hijo de Dios real, porque todo lo que podría haber es un ser divino jugando el papel, o pretendiendo ser el Hijo de otro de los seres divinos.

Como un ejemplo de esta teoría de papel de juego, citare de Gordon Jenson, quien, en 1996, era el presidente del Spicer Memorial College [Colegio Memorial Spicer] en Pune, India. El escribió, “Para poder erradicar el pecado y la rebelión del universo y restaurar la armonía y paz, uno de los seres divinos aceptó, y entró en el papel del Padre, otro en el papel del Hijo. El ser divino restante, el espíritu Santo,… aceptando los papeles que el plan envolvió, los seres divinos no perdieron ninguno de los poderes de la Deidad… Los seres divinos entraron en los papeles sobre los que habían acordado antes que los fundamentos del mundo fuesen puestos.” (Adventist Review, The Week of Prayer” [Revista Adventista, La Semana de Oración] expendio, Octubre 31, 1996)

El Triteïsmo, como el Modalismo, niega la muerte de Cristo, porque es reclamado que todos estos tres seres divinos son exactamente iguales, y ninguno de ellos podría morir o ser separado de los otros dos. Nuevamente, el creyente es dejado con una percepción fría del amor de Dios, pensando que Dios (el comité de tres) amaron tanto al mundo que enviaron uno de ellos a la tierra para pretender ser el hijo de uno de los otros quienes permanecieron atrás, y pretendió morir, para revelar el amor de los tres, incluyendo los dos quienes permanecieron atrás. Este concepto se queda corto de revelar el maravilloso amor de Dios en dar a Su Hijo para morir por nuestros pecados y no tiene nada más que un sacrificio humano por el pecado.

Aplicando el Conocimiento

     Mientras miramos estos cuatro conceptos de Dios, vemos que el Modalismo, el Unitarianismo y el Triteïsmo enseñan que la palabra persona significa “un ser,” mientras que el Trinitarianismo ortodoxo es extremadamente opuesto a esta definición y reclama que las tres personas de la Trinidad son algunas especies de existencia misteriosa e indefinible llamada hipótesis. Philip Schaff lo pone de esta manera,

“La palabra persona es en realidad solamente hacerintercambio, en la ausencia de un termino mas adecuado.” (Philip Schaff, History of the Christian Church, [Historia de la Iglesia Cristiana] volumen 3, Sección 130, pagina 677)

El Unitarianismo dice que hay solamente una persona divina, Dios, el Padre. El Modalismo enseña que el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo son la misma persona, el Trinitarianismo enseña que el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo es el mismo ser, mientras que el Triteïsmo enseña que el Padre, el Hijo, y el espíritu Santo son tres seres separados.

Con la información contenida en este libreto, deberá ser fácil para usted identificar Trinitarianismo, Modalismo, Unitarianismo y Triteïsmo. Sin embargo, Satanás está siempre ocupado inventando nuevos ángulos en estos conceptos, y utilizando palabras diferentes para describirlos, en un esfuerzo para confundir al pueblo de Dios, aun a los escogidos. Creo que veremos esta confusión incrementarse mientras la hora del retorno de Cristo se acerca.

Una manera como Satanás ha confundido a la gente es teniendo diferentes personas usando la misma palabra con diferentes significados. Algunos ministros y teólogos, cuando exponen sobre Dios y Su naturaleza, usan la palabra “persona” para significar, 1) uno de los modos, emanaciones, o manifestaciones de un individuo, así que un ser puede tener varias de estas “personas” o modos en las cuales se manifiesta a si mismo. Otros usan la palabra “persona” para significar, 2) un ser completo, así que tres personas serian tres seres separados. Aun otros usan la palabra “persona” para significar, 3) una forma misteriosa de existencia que es entre medio de una característica y un ser, así que un ser puede tener tres “personas” separadas concientes de si mismo, las cuales son a menudo llamadas “hipótesis.” Para agregar a esta confusión, la palabra “ser,” a veces, es usada con cualquiera de las tres definiciones en mente de arriba, más raramente con la primera definición en mente, y mucho más a menudo con la segunda definición en mente, pero también ha sido usada con la tercera definición en mente. Así que, como usted puede ver, si usted quiere entender que esta siendo enseñado por un individuo, usted no solamente debe entender lo que esta diciendo, pero usted debe conocer que es lo que significa cuando el usa las palabras “persona,” o “ser.”

Unas Pocas Preguntas

     Aquí están unas pocas preguntas que pueden ser cuestionadas para ayudarle a entender las implicaciones de falsas enseñanzas versus la verdad de la palabra de Dios:

  • ¿Cuando Jesucristo vino a ser el Hijo de Dios?
  • ¿Es la vida del Hijo de Dios derivada del Padre?
  • ¿Fue el Hijo de Dios engendrado del Padre aparte de cuando nació en Belén?
  • ¿Tiene el Hijo de Dios por separado una mente, voluntad, y conciencia aparte de Dios, el Padre?
  • ¿Puede Dios ser tentado con pecado?
  • ¿Podría Jesús haber pecado durante su encarnación?
  • ¿Puede Dios morir?
  • ¿Estaba el Hijo de Dios conciente durante los tres días y tres noches en el sepulcro?
  • ¿Puede Dios tener alguna cosa revelada a El, que estaba oculta?
  • ¿Ora y adora usted al espíritu Santo? Si no, ¿porque descuidarlo? O si, ¿donde esta su ejemplo Bíblico?
  • ¿Tiene el espíritu Santo un espíritu propio como el Padre y el Hijo?

Cuando encuentre las respuestas a estas preguntas en la Biblia, ellas cubrirán un largo camino para ayudarle a comprender la verdad acerca de Dios.

Resumen

     La idea de un Dios en tres personas es contraria a la escritura sin importar cual teoría es promovida para tratar de armonizar estas ideas contradictorias. Modalismo, Unitarianismo, Trinitarianismo Ortodoxo, y Triteïsmo son todas igualmente peligrosas, en que todas niegan las verdades Bíblicas que Cristo es verdaderamente el Hijo de Dios y que verdaderamente murió por nuestros pecados. La aceptación Católica de la generación eterna del Hijo es simplemente un intento a armonizar la verdad Bíblica que Cristo es el único Hijo engendrado de Dios con la falsa teoría que es de la misma edad como Su Padre. No es ni Bíblico, ni tampoco consistente con la razón. Tal cual, barre con Cristo como Hijo tan completamente como el Modalismo, el Unitarianismo, o el Triteïsmo. Hay muchos otros aspectos que son afectados cuando uno acepta estas falsas teorías, sin embargo las más importantes permanecen Cristo como Hijo y Su muerte, porque afectan directamente nuestra relación con Dios, y nuestra habilidad en la comunión con El y Su Hijo como personas reales. La naturaleza de Cristo en Su encarnación es también severamente afectada, juntamente con la expiación hecha por nuestros pecados.

Estas falsas teorías acerca de Dios dejan a sus adherentes con lo mejor de una imagen superficial del amor de Dios que es incapaz de permitirles tener el amor genuino y profundo para Dios que pueda soportar cada dificultad, especialmente el conflicto sobre la Marca de la Bestia, la cual todos enfrentaremos muy pronto.

Me gustaría que usted piense en algo. Aun los Trinitarios, cuando buscan convertidos del mundo, nunca usaran la doctrina de la Trinidad para convertir a los pecadores, pero en cambio usan lo que ellos llaman herejía, porque saben que tiene más poder para convertir gente que su amada doctrina Trinitaria. Las iglesias Trinitarias alrededor del mundo les dirán a los pecadores que Dios los ama tanto que dio a Su Hijo a morir por sus pecados. Esto alcanza los corazones de convertidos venideros y les trae poder en sus vidas para sobrellevar el pecado. Sin embargo, tristemente, después que son convertidos y vienen dentro de la iglesia, se les es dicho que Jesús no es realmente el Hijo de Dios, pero es la segunda persona de la Trinidad, y que el Hijo no podía morir por sus pecados, porque Dios no puede morir. Así, la verdad que les dio poder en el comienzo es efectivamente removida, dejándoles con una forma de piedad sin el poder.

Si un Trinitario viniese a un pecador y dice, “Dios te ama tanto que envío su acompañante dentro del mundo para pretender ser Su Hijo y pretender morir por ti,” seria sin uso como cualquier cosa podría ser, y posiblemente no convertiría a un pecador al Señor. Jesús dijo, “La verdad te hará libre.” (Juan 8:32) La verdad es la cual convierte y liberta a los hombres, no la mentira.

Muchas personas tienen un falso concepto de Dios que niega la verdadera relación de Hijo y la muerte completa de Cristo. Independientemente de que tan fuerte una persona trate de amar un dios como este, nunca le será posible amarlo con todo su corazón, alma, fuerza, y mente. Esto es muy cierto porque el amor de Dios es mal representado por todas las falsas teorías acerca de El, podemos únicamente amarle primero viendo Su amor por nosotros, tal como Juan lo dijo, “Nosotros le amamos, porque El nos amo primero.” (1 de Juan 4:19)

La Biblia dice, “Por tanto, nosotros todos, mirando á cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma semejanza, como por el Espíritu del Señor.” (2 de Corintios 3:18) Si estamos mirando un dios que nos ama suficiente para poner un acto, para pretender ser alguien que no es, entonces le amaremos solamente lo suficiente para poner un acto, para pretender ser cristianos, cuando no lo somos.

Recuerda que ninguna mentira es segura, no importa que tan inocentemente sea creída. Pablo escribió que aquellos quienes “creyesen una mentira” serán “condenados todos los que no creyeron a la verdad, antes consintieron a la iniquidad.” (2 de Tesalonicenses 2:11, 12) también, ten en mente que la mayoría son muchas veces correcto en asuntos religiosos. Jesús dijo, “porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a perdición, y muchos son los que entran por ella. Porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva á la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7:13,14) Los concilios de hombres, y los credos hechos de hombres que son a menudo valorados por los cristianos, no son las normas por las cuales determinamos la verdad. Solamente hay una norma, y una por si sola, que podemos confiar como una guía infalible a la verdad, y esta es la palabra de Dios. No debemos confiar en el hombre para guiarnos a la verdad, porque Dios dijo, “Porque los gobernadores de este pueblo son engañadores; y sus gobernados, perdidos.” (Isaías 9:16)

Oro que usted se sostendrá firmemente a la verdad de la Biblia, que “hay nada más que un Dios, el Padre” y “un Señor Jesucristo,” quien es “el único Hijo engendrado de Dios,” quien “procedió de” y “vino del Padre” “antes de los collados,” quien “murió por nuestros pecados de acuerdo a las Escrituras,” y “el Padre… le levanto de los muertos.” Oro que usted también creerá la verdad que el espíritu Santo es “el espíritu Santo de Dios,” el cual “procede del Padre” y es enviado a nosotros “por medio de Jesucristo.” (1 de Corintios 8: 6; Juan 3:18; Juan 8:42; 16:27; Proverbios 8:25; 1 de Corintios 15:3; Gálatas 1:1; Efesios 4:30; Juan 15:26; Tito 3:5,6)

Si usted cree estas cosas, usted es simplemente un Cristiano creyente de la Biblia, aunque las personas le marquen nombres con sonidos incómodos, tales como Arriano, Semi Arriano, y aun herético. Cualquier cosa que la gente pudiese decir, sosténgase en la verdad de la palabra de Dios. Los hombres llamaron a Pablo “este hombre es pestilencial, y levantador de sediciones entre todos los Judíos por todo el mundo, y príncipe de la secta de los Nazarenos.” (Hechos 24:5) Sin embargo Pablo confeso, “que conforme á aquel Camino que llaman herejía, así sirvo al Dios de mis padres.” (Hechos 24:14) No permitas que las palabras de hombres te ladeen de adorar a Dios “en espíritu y en verdad: porque el padre tales adoradores busca que le adoren.” (Juan 4:23)

Mi querido amigo, el amor de Dios esta ahora en tela de juicio! Es el más grande y más importante juicio de la historia del universo. Satanas ha llamado en interrogación el amor de Dios. El ha puesto el amor de Dios en tela de juicio, y usted es un miembro del jurado. Es a usted para decidir quien está en lo correcto en esta controversia. El juicio ha llegado hacia usted para una decisión. Tiene la Biblia a su disposición, y Dios ha prometido darle Su Espíritu para guiarle en toda la verdad. Dios valora altamente su opinión acerca de El. El más tierno Ser en todo el universo es deseoso para que usted lo conozca y ame con todo su corazón. El le amó miles de años antes que naciera, y El está esperando por usted con los brazos abiertos. Su amor por usted es tan grande que le obligo a mandar a Su único Hijo engendrado a morir por usted para que usted  pueda vivir con Él para siempre! Hoy Dios le dice, “Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.” (Jeremías 31:3)

Mantengan la fe–la verdadera fe! “Que contendáis eficazmente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.” (Judas 1: 3)

 

 

 

También te recomendamosclose